Ignacio De Posadas
Ignacio De Posadas

Genuflexos ante la Ocde

Otra vez! El gobierno acaba de suscribir otro acuerdo pergeñado por la Ocde, que nos obliga a someternos a nuevas exigencias de intercambio de información confidencial con fiscos extranjeros. Recordarán cómo empezó este asunto, hace diez años, cuando el gobierno abandonó la posición de sus antecesores en defensa de derechos constitucionales de protección a personas y empresas,. Derechos que el país siempre había defendido, como pilar de su economía y de la calidad de vida de sus habitantes.
Las últimas administraciones han mantenido una política constante, mezcla de imprevisión, temor, ideología improvisación, y secretismo . Hito significativo fue el episodio que pescó distraído al gobierno Vázquez y desembocó en la colocación del Uruguay en una lista “gris”. Pero ya antes había comenzado el progresivo decaecimiento del Uruguay como país seguro, confiable, celoso custodio de sus normas y garante de quienes le confían sus inversiones.
Primero fue la eliminación de las SAFIs, despu

Otra vez! El gobierno acaba de suscribir otro acuerdo pergeñado por la Ocde, que nos obliga a someternos a nuevas exigencias de intercambio de información confidencial con fiscos extranjeros. Recordarán cómo empezó este asunto, hace diez años, cuando el gobierno abandonó la posición de sus antecesores en defensa de derechos constitucionales de protección a personas y empresas,. Derechos que el país siempre había defendido, como pilar de su economía y de la calidad de vida de sus habitantes.
Las últimas administraciones han mantenido una política constante, mezcla de imprevisión, temor, ideología improvisación, y secretismo . Hito significativo fue el episodio que pescó distraído al gobierno Vázquez y desembocó en la colocación del Uruguay en una lista “gris”. Pero ya antes había comenzado el progresivo decaecimiento del Uruguay como país seguro, confiable, celoso custodio de sus normas y garante de quienes le confían sus inversiones.
Primero fue la eliminación de las SAFIs, después marchó el principio tributario de la fuente, atrás vinieron “flexibilizaciones” del secreto bancario, después la firma de doce tratados, que posteriormente resultó insuficiente y fue superseída por tratados con países “relevantes” y la última fue la eliminación de las sociedades al portador. Bueno, la última hasta el mes pasado. En la reunión anual del Foro sobre transparencia, nos comprometimos a someternos a un Acuerdo Multilateral de intercambio automático de información tributaria, reglamentario de otro tratado , también suscrito a la callada, en el 2011. Nos obliga a asistir a los países de la Ocde en sus afanes por cobrarle impuestos a sus administrados, dentro de sus jurisdicciones y en la nuestra.
El Convention on Mutual Assistance in Tax Matters dispone que estaremos obligados a proveer asistencia administrativa en asuntos tributarios, consistente en intercambios de información, fiscalización conjunta de contribuyentes y aún fiscalización ajena en nuestro país Eso abarca, a solo pedido , cualquier información , el examen simultáneo, por nuestro país y quienes nos lo requieran, de la situación tributaria de un contribuyente y el posterior intercambio de figuritas y la fiscalización ajena significa, para tomar un ejemplo al azar, que la AFIP investigue en el Uruguay.
El Acuerdo firmado ahora en Berlín pone en ejecución los arts 6 y 22 de la Convention, obligándonos a intercambiar anualmente con los otros países y en forma automática, (sin intervención judicial), la información requerida.
Análisis del Caso:
1.- Político: el PE debió consultar a los afectados y al sistema político. Más obvio aún, debió informar.
2.- Jurídico: a) Estos acuerdos deben someterse a ratificación parlamentaria y, b) El intercambio automático de información , sin intervención judicial ni proceso alguno, es violatorio de otras disposiciones constitucionales, (arts 7, 10, y 28). Amén de contradecir las normas legales en materia de secreto bancario y de debido proceso.
3.- Práctico: las claudicaciones en esta materia tienen serias consecuencias negativas. El gobierno ha pretendido justificarlas esgrimiendo, dos argumentos: a) que reportan al Uruguay beneficios mucho mayores y/o, b) que no tenemos más remedio que obedecer lo que la Ocde nos impone. Para lo primer no ha ofrecido más que vaguedades: “jugar en primera”, “el costo en la reputación del país … “ etc. Ya van diez años de esta política supuestamente virtuosa, que debía acarrearle ventajas al país. Tiempo suficiente para poder exhibir resultados . Acaso los países de la OCDE nos tratan mejor? Quizás los organismos multilaterales? El Brasil? La Argentina?
En cuanto a las amenazas, el PE no ha sido más específico: “… es necesario tener en cuenta que la calificación de una jurisdicción como ‘no cooperante’ podría derivar en que los países miembros de la OCDE …y/o, las instituciones financieras internacionales … apliquen medidas de diversa índole…” ¿Podría?. El gobierno jamás hizo gestión alguna para encarar a los países con los cuales mantiene relaciones y a los organismos, y preguntarles si piensan discriminar contra el Uruguay caso diga basta a los avances de la OCDE.
Todas las relaciones referidas están reguladas o por tratados (WTO o bilaterales) o por acuerdos (caso FMI, BM, BID, etc) que en ningún caso contemplan modificaciones unilaterales a instancias de un organismo ajeno, como es la OCDE. Es interesante recordar los argumentos usados para defender la firma del acuerdo con Argentina:
a) “No toda información será objeto de intercambio, solo lo será aquella… ‘previsiblemente relevante’”. Lo firmado ahora carece de límites. b) “… son aplicables a estos procedimientos tanto las normas internacionales que regulan en forma general los derechos y garantías de las personas, … así como las … internas que fijan el estatuto de protección o tutela jurídica de las personas…” Nada : el intercambio será automático y administrativo. c) ) El levantamiento del secreto bancario deberá ser autorizado por Juez competente”. Idem . d) “No están permitidas las ‘fishing expeditions’”. Pues ahora sí
Y remataba el gobierno : “El acuerdo no permite el intercambio de información automático, espontáneo, sectorial, fiscalizaciones o comprobaciones simultáneas ni fiscalizaciones o comprobaciones tributarias en el extranjero”. Ahora comprende, expresamente, todo eso
Ultima observación: una vez que el gobierno, sin consulta ni aprobación parlamentaria, le haya concedido a otros fiscos las facultades que se han enumerado, cuánto demorará en concedérselas a la DGI y así completar su perfil de Gran Hermano’ ?
I

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados