Ignacio De Posadas
Ignacio De Posadas

Apuntes de las internas

Seguimos con la lista que empezamos el pasado día 10 de agosto. 6ª Incógnita: ¿cómo le irá a Sartori en la campaña hacia octubre? Enfrenta una realidad muy distinta a la vivida en las internas.

No solo no correrán las propuestas “originales”, sino que tampoco encaja la imagen explotada en esa campaña, a la vez personalísima y de víctima. Ahora se supone que es parte de algo más grande que, unido y de forma armónica, trabaja para llevar a Luis Lacalle a la presidencia. ¿Se adaptará Sartori a ese nuevo rol? Hasta ahora parecería que sí, pero si consigue adaptarse ¿no perderá parte de su atractivo? Ya no será una novedad original. ¿Conseguirá la misma proporción de votos?

7ª. Incógnita: idéntica pregunta cabe con relación al General Manini Ríos y su Cabildo Abierto. De todos los batacazos vistos en las internas, este fue sin duda el mayor.

Hay un razonamiento -el de Manini- que concluye en una perspectiva de dar un batacazo aún mayor (“sin competencia interna y sin plata sacamos 50.000 votos, en octubre la sacamos del estadio”). Bueno, esto último lo pongo yo así.

Pero hay también otro razonamiento que se puede hacer: hasta la última elección nacional el grueso del electorado ha votado como si la reforma electoral del 96 no existiera: en primera vuelta la gente vota a presidente, como si fuera la única. Si esto persiste y si la batalla entre el FA y PN es reñida, probablemente eso absorba votantes que quieren decidir desde la primera vuelta, perjudicando en ese caso a los partidos menores. El propio Sanguinetti ya lo está diciendo (al tiempo de que Talvi mantiene la ilusión de que llegará al balotaje, evitando así que le apliquen el argumento al Partido Colorado).

Por último, habrá que ver si el Gral. Manini consigue mantener el atractivo de ser un caudillo novedoso. Visto desde otro ángulo: ¿Manini encarna una reacción político-cultural, como ha ocurrido en otros países, o se trata de un fenómeno episódico, efímero? Hasta ahora las encuestas parecen indicar lo primero. Falta ver qué efecto producirá la campaña.

8ª. Incógnita: lo anterior plantea algunas interrogantes de fondo:

Todo apunta a que vamos hacia una elección con una oferta electoral más amplia numéricamente, pero más estrecha ideológicamente. ¿Simple reacción de hastío y rechazo por un gobierno desgastado o estamos ante un cierto desplazamiento ideológico? Dicho en otros términos, ¿el fenómeno es meramente político y las cosas volverán a lo que eran, o se viene un cambio más de fondo y duradero?

Hay numerosos ejemplos en el mundo de democracias que viven fenómenos muy profundos, que las afectan estructuralmente: el rechazo a los partidos establecidos, más tradicionales, la fragmentación (países tradicionalmente de dos o tres partidos, que pasan a espectros mucho más numerosos) y la aparición de outsiders que sacuden el sistema de partidos y a la democracia.

En EEUU el sistema de partidos no parece fragmentarse, pero la sorpresiva elección de Trump está erosionando fuertemente el funcionamiento de la democracia. El Reino Unido ya no es más el régimen clásico de dos partidos, o de dos y medio y, encima, acaba de elegir primer ministro al político más impredecible de su historia. Francia ha visto casi desaparecer a los socialistas y a los gaullistas y su democracia se basa sobre un partido nuevo que a su vez depende, por ahora, de una sola persona: Macron. España no consigue formar gobierno, en un Congreso con media docena o más de partidos. En Italia poco duró una coalición heterodoxa de dos partidos que son agua y aceite, en medio de los escombros de la Democracia Cristiana y los socialistas. Hay más ejemplos. El récord lo tiene Brasil, con Bolsonaro en la presidencia, más de treinta partidos en el Congreso y de veinte en el Senado.

En nuestro país, como suele ocurrir, las manifestaciones heterodoxas han sido pocas y poco extremas: Novick, Sartori, Manini. Nada indica que sean una amenaza al sistema o que provoquen fracturas. El esquema de dos partidos y medio llegará entero a la elección. Es más, los indicios son que tanto el Partido de la Gente como el Partido Independiente quedarían muy disminuidos y con escasa representación parlamentaria.

El tema puede plantearse después de las elecciones y sobre todo con relación al Frente: si pierde, ¿se rompe?

9ª. Incógnita. Última: ¿qué efecto tendrá la campaña electoral sobre los diferentes candidatos? El fenómeno político contemporáneo de desinterés por la política tiene su “que ver” en las campañas políticas. Tradicionalmente eran la oportunidad para que los candidatos se hicieran conocer y pudieran convencer. Pero la cosa hoy no es tan así.

La predisposición poco positiva de mucha gente hace que reaccionen mal ante la repetición de apariciones en el caso de ciertos perfiles de candidatos. Generan rechazo, fastidio. Da la impresión que algo de eso le está ocurriendo a Daniel Martínez y a su vice.

Muchas incógnitas a develar. Que hacen a la incógnita central: ¿cómo le irá a la democracia uruguaya?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)