Hernán Sorhuet Gelós
Hernán Sorhuet Gelós

Intendentes en acción

Aumenta la expectativa acerca de si conseguirán acuerdos satisfactorios en la Cumbre sobre Cambio Climático que se realizará en París a fin de año.

Aumenta la expectativa acerca de si conseguirán acuerdos satisfactorios en la Cumbre sobre Cambio Climático que se realizará en París a fin de año.

Mientras tanto se están consiguiendo avances importantes a niveles más críticos -y también silenciosos. Nos referimos en particular a lo que ocurrió en la última reunión del Congreso de Intendentes de Uruguay, realizado la semana pasada en Florida. Bajo el lema “COP 21: El Desafío de los Departamentos del Uruguay hacia Francia” se reunieron los titulares de los diecinueve gobiernos departamentales del país, con la intención de discutir qué pueden hacer para enfrentar la crisis climática, que ya impacta negativamente en sus jurisdicciones. Son conscientes de la fuerza y la responsabilidad que tienen, ya que es a nivel de los gobiernos sub- nacionales y de las comunidades locales donde, día a día, se construye el futuro de la gente -con la gente- y donde se librará la principal batalla contra el cambio climático.

Una de sus fortalezas es la madurez política que exhibe esta organización, que le permite trabajar en armonía entre los líderes departamentales pertenecientes a las tres principales fuerzas políticas de Uruguay.

Comparten experiencias abocadas a implantar economías locales bajas en carbono, con mejoras tecnológicas, ahorro de consumo energético y del costo de las tarifas, como exhibe orgullosa la Intendencia de Florida, que reemplazó toda la iluminación pública del departamento con tecnología de inducción magnética (led).

Apoyan y reclaman que es crucial en esta etapa de las negociaciones que se establezca que los gobiernos subnacionales en los países en desarrollo tengan acceso privilegiado y directo, tanto a los fondos internacionales (creados para adaptación y mitigación del cambio climático) como al famoso Fondo Verde para el clima. Es muy importante terminar con la pesada burocracia que obliga a pasar todo por las manos de los gobiernos centrales. En esto y en tantas otras cuestiones, los gobiernos locales necesitan tener más autonomía y capacidad de decisión. A ese nivel se registran los mejores ejemplos de empoderamiento y gobernanza.

Otro aspecto relevante que se discutió fue la conveniencia de que las ciudades deben formar parte de las negociaciones, por ser unidades sociales, económicas, políticas y ambientales propias, que necesitan estrategias de desarrollo y soluciones a medida.

En materia de cooperación reiteraron su compromiso de fortalecer de manera constante el Sistema Nacional de Respuesta al Cambio Climático que existe en Uruguay, así como de contribuir a la realización de un inventario de gases de invernadero, del relevamiento de casos exitosos replicables que apunten a la adaptación y mitigación en el ámbito departamental, con el objetivo de acompañar cambios en la matriz energética local y nacional.

Ratificaron la necesidad de crear un Plan de Acción Común 2015-2025 cuyo principal objetivo sea encaminar sus ciudades hacia una economía baja en emisiones de gases de invernadero, con capacidad financiera para ello, y con coordinaciones adecuadas que lo hagan viable.

Es un orgullo para nuestro país la madurez que demuestran nuestros gobiernos subnacionales ante la crisis climática que nos amenaza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados