Hernán Sorhuet Gelós
Hernán Sorhuet Gelós

Buenas noticias para el río Yí

Con la modificación del artículo 47 de la Constitución de la República, aprobada mediante el plebiscito realizado en octubre de 2004, como nunca antes se jerarquizó la importancia del agua.

Con la modificación del artículo 47 de la Constitución de la República, aprobada mediante el plebiscito realizado en octubre de 2004, como nunca antes se jerarquizó la importancia del agua.

En forma explícita establece que el acceso al agua potable y al saneamiento son derechos humanos fundamentales, por resultar esenciales para la vida.
Uno de sus ítems claves apunta a la gestión, la cual debe ser sustentable y solidaria con las futuras generaciones. Para lograrlo se enfatiza en la preservación del ciclo hidrológico, en la participación de los usuarios y la sociedad civil, y en la consideración de las cuencas hidrológicas como unidades básicas de gestión.

Ya ha transcurrido casi una década desde esta innovación normativa y se sigue avanzando en aspectos críticos como lo es el involucramiento local en la administración de las cuencas.
A juzgar por el estado ambiental de las aguas superficiales del país se puede afirmar que la sociedad siempre le ha tenido poco respeto, contaminándola de todas las formas imaginables.

Hemos utilizado a los cursos de agua como vehículos gratuitos para la eliminación de aguas residuales y desechos sólidos, aún teniendo plena conciencia de la esencialidad del agua para nuestras vidas y la salud de los ecosistemas. Esto debe cambiar de manera dramática y urgente.
En ese sentido se están dando pasos muy alentadores como la creación de la Comisión de Cuenca del Río Yí (en el marco de los dispuesto por la ley 18.610 de 2/10/2009 y los Decretos 262/2012 y 258/2013) aprobada el 5 de setiembre del año pasado por el Consejo Regional de Recursos Hídricos del Río Uruguay.

Lo interesante de esta iniciativa es que surgió de los actores locales de Durazno (Gobierno Departamental, MGAP y Colonización) quienes comprenden mejor que nadie la importancia que tiene la gestión integral y sustentable de la cuenca del gran río, para lograr el bienestar y el desarrollo de Durazno, Flores y Florida.

En estos días la Dirección Nacional de Aguas del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, realizó una convocatoria a las organizaciones sociales, productivas e instituciones con presencia activa en el territorio de la cuenca del río Yí, a integrarse a la Comisión de Cuenca, en calidad de usuario o sociedad civil, como lo establece la normativa vigente.

La participación en la gestión sustentable del agua es una de las bases de la Ley de Política Nacional de Aguas (2009), que como se ha dicho por mandato constitucional toma a la cuenca hidrográfica como unidad territorial básica de gestión.

Está claro que el éxito radica en el empoderamiento y la gobernanza que se logren localmente.

Nadie mejor que los vecinos para conocer la realidad de la cuenca; cuáles son sus potencialidades y debilidades; cómo se comportan sus habitantes; dónde están los mayores conflictos de intereses a resolver para lograr un uso sustentable y justo del río y su afluentes.

Nos ha tocado vivir en una época crucial para el destino de las cuencas hidrográficas del país. Porque debemos tomar decisiones que condicionarán para bien y para mal el futuro de los ecosistemas y sus recursos. Por eso importa sobremanera lograr un elevado nivel de participación en esta comisión de todos los actores que tiene intereses y conocimientos para aportar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)