Hernán Bonilla
Hernán Bonilla

Cae la libertad económica

Recientemente se publicó una nueva edición del Índice de Libertad Económica de la Heritage Foundation. En su versión 2015 nos muestra señales mixtas a nivel global, países con importantes avances y otros con grandes retrocesos y observaciones de interés sobre el Uruguay.

Recientemente se publicó una nueva edición del Índice de Libertad Económica de la Heritage Foundation. En su versión 2015 nos muestra señales mixtas a nivel global, países con importantes avances y otros con grandes retrocesos y observaciones de interés sobre el Uruguay.

El índice mide 10 aspectos de la libertad económica agrupados en 4 grandes categorías: Estado de Derecho (que incluye 1. Derechos de propiedad y 2. Ausencia de corrupción), Tamaño del Estado (en que entran 3. Libertad fiscal y 4. Gasto Público), Eficiencia Regulatoria (donde se mide 5. Libertad empresarial, 6. Libertad de trabajo y 7. Libertad monetaria) y Grado de Apertura de mercados (que da cuenta de 8. Libertad de comercio, 9. Libertad de inversión y 10. Libertad financiera). A cada uno de estos componentes se le otorga un puntaje entre 0 y 100 (de menos a más libre) y su promedio es el puntaje de cada país. Por más detalles sobre el índice y su metodología puede consultarse el informe completo en heritage.org.

Como se demuestra claramente en todas las ediciones del informe, y la presente ya es la número 21, hay una clara y sólida correlación entre la libertad económica y otras variables relevantes. A modo de ejemplo, a mayor libertad económica se encuentran mayores niveles de producto per cápita, menores porcentajes de pobreza, mayor desarrollo humano, mayor movilidad social y países más democráticos. Es innegable que existe una relación directa entre la libertad en el aspecto económico y la libertad individual y política, así como mejores indicadores sociales en todos los temas relevantes.

Desde el punto de vista global este año se encuentra una leve mejora en el puntaje promedio de los 186 países analizados, alcanzando un índice de 60,4. Al analizar los movimientos de los índices globales de cada aspecto del indicador, sin embargo, encontramos alzas y bajas. En particular, suben los índices de libertad de comercio, libertad monetaria y ausencia de corrupción, mientras que caen ligeramente los de libertad empresarial, derechos de propiedad, libertad de trabajo y libertad financiera.

En cuanto a Uruguay el índice de libertad económica muestra un declive en los últimos 5 años -acumulando una caída de 1,4 puntos- presentando un puntaje de 68,6 que lo ubica en el puesto 43 en el mundo y 5 en América del Sur y Central. Algunos indicadores son particularmente preocupantes, en especial, en libertad monetaria donde figuramos en el puesto 136 y libertad fiscal donde ocupamos el lugar 109.

El informe subraya el deterioro reciente en la libertad de trabajo y el aumento del gasto público como problemas relevantes. Comenta también que la economía se ha desacelerado, que el grado de intervención del Estado es sustancial, el aumento de la delincuencia y las consecuencias negativas del acuerdo de intercambio de información con Argentina.

Como podemos ver, nada que los uruguayos no sepamos, pero es relevante que lo analice y confirme un instituto reconocido y de fama mundial para que tratemos de cobrar conciencia del complejo camino que hemos seguido en los últimos años apenas disimulado por la bonanza. El próximo gobierno decidirá si continúa por este rumbo equivocado, intenta revertirlo o al menos realiza “un alto en la jornada”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)