Hebert Gatto
Hebert Gatto

Sobre mediciones electorales

En referencia a la reciente encuesta efectuada por Factum, escribimos que Vázquez se veía desanimado, como si su resultado lo hubiera abrumado. Hoy luego del último sondeo de Cifra, que ratifica que la distancia entre la oposición y el Frente alcanza once puntos, la situación se ha agravado para este. Algo en que coinciden, con pequeñas diferencias, la mayoría de las empresas. Una situación totalmente distinta a los comicios del 2009 donde el Frente a estas alturas aparecía con dos puntos de ventaja. Estos pronósticos cayeron mal en filas de la izquierda, llevando a que el candidato anatematizara los sondeos con argumentos de penosa ignorancia que reiteran el clásico esquema de asesinar al mensajero. Algo no esperable en un hombre que por formación debería encontrarse cerca de la ciencia y no ignorar lo que los sondeos representan.

En ese sentido parece lógico más que destratarlos, se reflexione sobre ellos. Aún cuando solo sean instantáneas transitorias de la realidad, son

En referencia a la reciente encuesta efectuada por Factum, escribimos que Vázquez se veía desanimado, como si su resultado lo hubiera abrumado. Hoy luego del último sondeo de Cifra, que ratifica que la distancia entre la oposición y el Frente alcanza once puntos, la situación se ha agravado para este. Algo en que coinciden, con pequeñas diferencias, la mayoría de las empresas. Una situación totalmente distinta a los comicios del 2009 donde el Frente a estas alturas aparecía con dos puntos de ventaja. Estos pronósticos cayeron mal en filas de la izquierda, llevando a que el candidato anatematizara los sondeos con argumentos de penosa ignorancia que reiteran el clásico esquema de asesinar al mensajero. Algo no esperable en un hombre que por formación debería encontrarse cerca de la ciencia y no ignorar lo que los sondeos representan.

En ese sentido parece lógico más que destratarlos, se reflexione sobre ellos. Aún cuando solo sean instantáneas transitorias de la realidad, son también instrumentos sociales regulados, que aportan valiosa información en materia de sociología electoral. Algo sin duda más provechoso que acusar de mala fe a todas las encuestadoras a la vez, en una infeliz reedición de las conspiraciones universales. En este caso, como dijo Vázquez, el complot empresarial para "influir en el pensamiento de la gente".

Respecto a su última medición, Factum al analizar sus resultados concluyó que en ella el desempeño electoral de los ciudadanos puede analizarse en diferentes escenarios. Tomando como referencia el área geográfica de los comicios y como comparativo la elección del 2009, el Frente retrocede en Montevideo 7 puntos mientras baja dos puntos en el interior de la República; por nivel educativo, mantiene su votación en aquellos que solamente cuentan con instrucción primaria y desciende cinco en aquellos con instrucción media y once entre lo de nivel terciario. Por edad disminuye cuatro puntos entre los jóvenes, nueve en los adultos medios y gana dos puntos entre los adultos mayores, a la vez que mejora un punto en los niveles socioeconómicos bajos y semi bajos, para derrumbarse en los sectores medios y abruptamente en los medios altos.
Los resultados no pueden ser más desoladores para la coalición.

Salvo en los sectores sociales y económicos bajos y sus entornos con un crecimiento más que discreto -1 punto de promedio- y entre los mayores de 65 años, el Frente cae o se precipita en cada uno de los restantes escenarios. Lo que podría indicar que, excepto donde repartió prendas, o, versión más favorable pero no excluyente, contribuyó a la distribución del producto, los resultados son más que desoladores. Desolación que aumenta cuando se constata que tampoco retiene los votantes del 2009.

En síntesis solamente pobres y viejos acompañan al Frente, un resultado que no es lejano a lo que ideológicamente este se propuso, pero que al abandonar a las clases medias y a la vez comenzar a disminuir la hegemonía cultural que hasta el momento mantuvo, le implican alejarse de las grandes mayorías que distinguieron al Uruguay tradicional. Un resultado esperable, por más que no implique necesariamente la derrota. En realidad la coalición, pese a recorrer un período internacional excepcional nunca tuvo como meta al Uruguay en su totalidad: se propuso favorecer a un sector y este le agradece ahora, aunque sin demasiado entusiasmo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)