Gustavo Penadés
Gustavo Penadés

Ineed: cambios necesarios

A esta altura es casi una obviedad afirmar que también la Educación es una de las áreas en las que el Frente Amplio tampoco consiguió buenos resultados. No los consiguió en el último período, pero tampoco en los quince años del ciclo que está terminando.

La aparición de las pruebas PISA fue un avance importante porque significó la incorporación de indicadores objetivos y fácilmente comprensibles para que neófitos y expertos dispongamos de elementos de medición del esfuerzo educativo nacional. Las pruebas siguen siendo cuestionadas por algunos núcleos docentes, al punto que el año pasado, incluso se ocupó un liceo para rechazarlas, pero a pesar de esas y otras objeciones, nadie seriamente puede dudar de que son un aporte importante para el mejor conocimiento del estado de situación de la educación.

Hubo también otro aporte para la mejor comprensión de la educación nacional muy importante en estos años que es la creación del Ineed. Es una institución prevista en la Ley de Educación que tiene la función de ser una especie de auditor de la calidad de la educación y del cumplimiento de las metas de la ANEP. Se desprende de esa misión una de las obligaciones de la institución que es la de elaborar cada dos años un informe sobre el estado de la educación para remitirlo a los poderes públicos, sin perjuicio de otros que periódicamente realiza.

El Ineed fue cumpliendo su mandato produciéndose tensiones entre los técnicos y las autoridades de impronta oficialista del organismo, lo que llevó a varias renuncias y cambios en el área técnica. Las tensiones se manifestaron este año de manera muy fuerte y pública con la renuncia del representante de la educación privada y del director ejecutivo. Lo que parece que estuvo detrás del escándalo habría sido la intención de evitar la publicación de informes que sumaran malas noticias a la campaña electoral. Las autoridades de la Educación han mostrado muchas veces su molestia con los informes del Ineed, llegando el propio presidente del Codicen a cuestionarlos.

No obstante, la realidad se impone y quedó demostrado que el Frente Amplio fue incapaz de impulsar cambios sustanciales en la Educación, ni tampoco consiguió comenzar a transitar procesos que conduzcan a ellos.

Pese al enorme esfuerzo realizado por la sociedad, la educación sigue siendo un factor de desigualdad. Las diferencias tienen que ver básicamente con el nivel socio-económico de los estudiantes y sus familias. Se da la paradoja que quienes más apoyo necesitan son quienes peores resultados consiguen. Por ejemplo, solo uno de cada diez jóvenes termina la educación media superior, en los estratos más bajos. Deserción a pesar de las facilidades crecientes para la promoción, aprendizajes deficientes, problemas en la formación docente son algunos aspectos apenas, de un gran problema que necesita urgente principio de solución.

Volviendo entonces al Ineed, es urgente poner fin a la situación que atraviesa, lo que exige, como ya se ha previsto, cambios en su institucionalidad para fortalecer su autonomía técnica para que pueda entonces cumplir cabalmente con su rol de evaluador de la calidad educativa, actuando como garante para todos: los estudiantes y sus familias, las autoridades, los docentes y la sociedad en su conjunto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados