Felipe Paullier
Felipe Paullier

Ningún uruguayo por perdido

En estos días, el Ministerio de Desarrollo Social realizará un nuevo censo de personas en situación de calle para conocer la situación actual pospandemia y dar respuestas más eficientes en la materia.

Casi 300 funcionarios del Ministerio, con apoyo del Instituto Nacional de Estadísticas y Naciones Unidas, participarán de forma voluntaria en el trabajo de campo del estudio.

Los últimos datos con los que se cuenta en la materia son del año 2019 y parece altamente probable que estos números no reflejen la situación actual. El censo busca contrastar al menos dos hipótesis: un aumento en la cantidad de personas en situación de calle y un cambio en sus características.

El inicio del nuevo gobierno ya reflejaba una realidad muy compleja, para la que no han habido soluciones de fondo. El año pasado, se contabilizaron 2038 personas en situación de calle, de las cuales 1043 se encontraban a la intemperie y 995 en refugios del Mides.

Nueve de cada diez eran hombres, siendo 38 años la edad promedio de la población encuestada; 37% declaró tener problemas de salud mental y 53% consumo problemático de sustancias.

Otro dato importante del censo realizado hace un año: 82% declara tener una historia previa de institucionalización (privación de libertad, instituciones de salud mental e INAU). Esto, refleja vulnerabilidades arrastradas y una complejidad muy importante en el abordaje de cada situación. En el año 2019, fallecieron dos personas en situación de calle. En este 2020, lamentablemente, contabilizamos otras dos muertes por no recibir refugio. En particular, el fallecimiento de Gustavo Castro generó gran alarma pública y motivó al propio Presidente de la República a referirse al tema.

La respuesta del Estado en estos últimos meses ha sido muy importante, y es bueno repasar algunos hechos relevantes. Como pocas veces hemos visto, las últimas semanas han encontrado a varios organismos trabajando de forma articulada con un objetivo común. Los ministerios de Desarrollo Social, Interior, (ASSE) y el Sinae, han estado sumando esfuerzos para responder a la pandemia y al invierno.

Se han puesto en marcha numerosos operativos para incrementar la cantidad de camas e innovar en respuestas de mayor integralidad para que las personas acudan a los refugios.

Por ejemplo, en pocos meses de esta nueva administración, se puso en marcha un dispositivo que recibe a personas con animales, dando respuesta a una demanda sin solución en los últimos años y que siempre se consideró una barrera para que muchos se acercaran a los refugios. Además, hoy está disponible la atención telefónica y una respuesta territorial con equipos móviles las 24 hs. (Previamente el sistema funcionaba hasta las 22.30 hs).

Se suman a estos despliegues en el área metropolitana, los esfuerzos realizados por el Ministerio de Desarrollo en el interior que, en articulación con los gobiernos departamentales, está respondiendo a las necesidades en cada departamento.

Sin dudas, queda mucho por avanzar y el camino que se tiene por delante es complejo y no estará libre de desafíos. Lo importante, es que el tema es prioridad y el nuevo gobierno eligió hacerse cargo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados