Felipe Algorta Brit
Felipe Algorta Brit

Premiar la educación

Por segundo año consecutivo, un docente uruguayo está dentro de los 50 mejores del mundo. 

El pasado jueves la Fundación Varkey anuncio los 50 finalistas y Cecilia Paz, profesora del liceo de Pintadito en Artigas competirá a nivel mundial por el premio de un millón de dólares al mejor docente del mundo.

Esto es una muy buena noticia para nuestro país y así también lo consideraron tanto el ministro de Educación y Cultura del Uruguay, Pablo da Silveira como el presidente del Codicen Robert Silva, quienes se contactaron con ella para felicitarla. El año pasado el maestro Darío Greni, de la escuela 88 de Las Violetas, Canelones, también había sido seleccionado dentro de los 50 mejores del mundo.

Tuvo muy buena repercusión en los medios, pero no hubo eco en las autoridades de la enseñanza. De hecho luego de que se le hizo un reconocimiento en la Junta de Canelones, Codicen le generó un expediente para que explicara por qué había sido reconocido y ese fue el único contacto con las autoridades de la educación.

Donde sí tuvo mucho eco fue en la prensa y en organizaciones como ReachingU, fundación que financia y co-crea programas de educación de calidad para niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad. Con el apoyo de la Fundación Varkey, el liderazgo de Fernanda Guliak de ReachingU y el entusiasmo del periodista Juan Miguel Carzolio, se organizó la versión local del premio donde se nominaron 54 docentes de todo el país. Resultaron finalistas 5 docentes y el propio maestro Tabárez anunció a la ganadora que fue la profesora Cecilia Paz, quien hoy fue seleccionada a nivel mundial.

Pero más allá de Cecilia y de Darío, podríamos también hablar de Silvia Bocchi, Mary Rossi, Gabriela Ceres o Valeria Tarmezzano, docentes uruguayas finalistas del premio local. O podemos hablar de Patricia Marino de Sarandí del Yi, que la sola noticia de su postulación al premio el año pasado provocó un récord histórico de 100.000 visitas para el Portal de Noticias Sarandí del Yi Online.

Pero lo justo sería hablar de miles de docentes que no se conocen y que se desviven por su profesión, a veces haciendo muchos kilómetros para llegar a sus alumnos. Detrás de cada uno de ellos hay una historia de vocación y esfuerzo Docentes que en general solo reciben críticas por la situación de la educación en el país, como si fueran el único eslabón de una cadena que comienza en la propia familia del alumno, que muchas veces resigna su rol educativo y delega en el centro de enseñanza hasta lo básico como pedir permiso, disculpas, buenos días o perdón.

La docencia que ejercen maestros y profesores en educación formal y no formal, pública y privada, requiere de toda nuestra atención ya que un docente motivado y comprometido logra transformar la vida de sus alumnos y con eso la vida del país. Una nación como la nuestra, que hace casi 200 años luchó por su propia independencia, decidió por lo tanto hacerse cargo de su futuro. Esto implica invertir en el largo plazo y la educación es materia impostergable.

En la pasada campaña electoral fue uno de los temas más debatidos y eso también hay que celebrarlo. Pero pasadas las elecciones, hay que darle paso a la acción y con decisión apuntar hacia las mejoras que nuestro país necesita, entre otras, apoyar la docencia con su prestigio, en formación, en condiciones, en remuneración y en reconocimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados