Diego Fischer
Diego Fischer

¿Votaremos al mismo partido?

Qué manía de alimentar la división y el enfrentamiento tienen los dirigentes del Frente Amplio.

Y cómo se equivocan. Parece que no fueron suficientes las afirmaciones de la candidata a la vicepresidencia Graciela Villar, el día de su proclamación.

Ahora es el mediático dirigente comunista Óscar Andrade, que arremetió con su verborragia incontenible y su histrionismo de boliche. Se despachó contra Luis Lacalle Pou y Ernesto Talvi. Sucedió al lanzar su alianza con Carolina Cosse, la ingeniera experta en construir estadios cerrados a la medida de sus aspiraciones políticas y que Daniel Martínez dejó plantada en el altar de la fórmula.

En sintonía con la dialéctica del Frente de estos años, que afirma que todo lo bueno lo ha hecho la izquierda, Andrade fustigó a Lacalle y a Talvi por haber estudiado en el British. “No tengo nada contra el colegio ese”, pero “las coincidencias van más allá de la procedencia”, subrayó.

Andrade, las coincidencias de los candidatos de la oposición van mucho más allá de la formación en el ciclo básico. ¡Afortunadamente! Ambos coinciden en el valor supremo de la educación, y en que el trabajo, la formación y el esfuerzo personal son las únicas formas de superación personal y social. Los dos condenaron siempre a la dictadura de Venezuela y están comprometidos con la defensa de los derechos humanos de todos. Fustigan la corrupción y tienen la misma postura a la hora de exigir transparencia y eficiencia en la gestión de las empresas del Estado. Apuestan a un país que genere riqueza y trabajo y que no subsidie a la pobreza y la marginalidad. Un país que no expulse a los hijos de la clase media, luego que terminaron sus estudios universitarios.

Esta vez, Andrade se postula al Senado. Es bueno que los ciudadanos conozcan la hoja de ruta de los aspirantes al Parlamento. Según un informe publicado por Búsqueda en agosto de 2016, el exdiputado, en el año y cinco meses que ocupó su banca por el Partido Comunista pidió veinte licencias extras por un total de cien días. Cincuenta y tres fueron por motivos personales, treinta y cuatro por misión oficial y trece por representación política. Su última solicitud fue el 11 de mayo de 2016, para asistir a la inauguración de un local sindical. Andrade, aunque le cueste creerlo, tengo muchas coincidencias con las afirmaciones con las que remató su discurso del jueves.

Usted dijo que: el pueblo va a “elegir entre que exista pan en la mesa o indiferencia; entre el odio y la convivencia; entre los derechos y los privilegios; entre la perspectiva de justicia social o la especulación entre el país del trabajo y o el país de la especulación”.

No tengo dudas, los uruguayos vamos a elegir entre el pan en la mesa, pero fruto del trabajo y no de la dádiva. Vamos a votar por la convivencia pacífica y la seguridad de todos, porque no pregonamos el odio. Vamos a votar también por los derechos de todos los orientales, porque fue siempre el desvelo de los blancos y los colorados, y no por los privilegios de una camarilla de amigos o de los lobistas. Vamos a votar a favor del Derecho y los derechos de todos, siempre. Su defensa es la esencia de los partidos históricos. Vamos a votar por el país del trabajo, porque el Frente Amplio lleva 15 años especulando con la pobreza y castigando a los que trabajamos de verdad. Óscar.

¿Vio, cuántas coincidencias tenemos?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)