Diego Fischer
Diego Fischer

Viajar para ver

Pocas cosas nos hacen pensar más en qué ciudad vivimos que una incursión por el interior. En este caso por Nueva Helvecia o Colonia Suiza y su vecina Colonia Valdense. Ambas están a escasos 120 kilómetros al oeste de Montevideo, pero es otro mundo.

"Buen día o buenas tardes", dice la gente cuando uno entra a un lugar o simplemente se cruza en la galería del hotel. No interesa si se es un parroquiano o un forastero, el saludo no se escatima así como tampoco la sonrisa y la amabilidad.

Colonia Suiza y Valdense juntas tienen una población que ronda los 20 mil habitantes; número más, número menos de las personas que viven en un barrio de Montevideo como Parque Rodó o el Prado. Claro que el paisaje que ofrecen estas dos localidades es muy diferente al que presenta cualquier zona de la capital.

Caminar por el centro de Nueva Helvecia o por la ciudad toda es recorrer un lugar de cuento a los ojos de un montevideano. La pulcritud asombra. En sus calles, no hay un papel tirado y mucho menos una bolsa de basura; abundan las papeleras. Las plazas y espacios públicos están cuidados como jardines privados.

Las fachadas de las propias casas lucen pintadas y —muchas de ellas— exhiben en sus frentes el escudo del cantón suizo del que provienen sus moradores. De noche la ciudad se ilumina a giorno. Nadie anda preocupado por la seguridad y si bien, por precaución, ya no se dejan las puertas sin llaves, la seguridad no es una preocupación de sus pobladores.

Tanto Nueva Helvecia como Valdense, tienen a dos mujeres como alcaldesas. María de Lima es la responsable del bastión suizo y Analí Bentancur del enclave que recuerda al francés Pedro Valdo. Ambas son del Partido Nacional. De Lima, cumple su segundo mandato al frente del Municipio de Nueva Helvecia; Bentancur va por su primer período en Valdense. ¿Será la condición de mujer de ambas lo que hace eficiente sus gestiones? No necesariamente, Montevideo tuvo en el período pasado a una intendente mujer, la comunista Ana Olivera y su administración fue la peor en la historia de la capital.

¿Con qué herramientas cuenta el Municipio de Nueva Helvecia para cumplir con sus servicios? En total son veintiún funcionarios. Sí veintiuno. Seis de ellos se dedican a la recolección de basura. El servicio se cumple en dos turnos: matutino y vespertino con tres trabajadores en cada uno. Para ello cuentan con un camión y no precisamente de última generación, que además apoya las tareas en Colonia Valdense. Otros tres empleados se encargan de recolectar las podas y dos más son los responsables de cortar el pasto y mantener los canteros con flores y plantas en plazas y avenidas. Hay dos funcionarios más que trabajan en el cementerio. Cuatro son los trabajadores administrativos, que atienden desde cobranzas, trámites de toda clase, hasta la expedición de licencias de conducir. También cuenta con un portero.

Ayer cuando llegué, me topé con la Estación Central de Ferrocarril en ruinas. En la Rambla, a la altura de Punta Carretas los contenedores desbordaban de basura. No había dudas, estaba en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)