Diego Fischer
Diego Fischer

Vázquez tomó la derecha

La relación diplomática entre Uruguay y Argentina pasa por un buen momento porque existe voluntad política”, dijo el embajador uruguayo en Buenos Aires, Héctor Lescano.

La relación diplomática entre Uruguay y Argentina pasa por un buen momento porque existe voluntad política”, dijo el embajador uruguayo en Buenos Aires, Héctor Lescano.

Uno no puede más que congratularse. Es la constatación de una realidad, pero también confirman, una vez más, que se dio vuelta la página a una larga década signada por los desencuentros y el ninguneo de los Kirchner hacia Uruguay. Ese largo e infame período fue correspondido, con servilismo y obsecuencia por la administración de José Mujica. Basta solo recordar la admiración que la senadora Lucía Topolansky expresaba a los cuatro vientos por La Cámpora.

Los gestos hacia el gobierno uruguayo ni bien resultó electo Mauricio Macri, fueron bien recibidos por el presidente Vázquez. Se tradujeron en medidas concretas que el jefe de Estado argentino adoptó. Temas bilaterales que perjudicaron y mucho a Uruguay, como las trabas a las importaciones, los obstáculos para el turismo argentino, las limitaciones a los buques que recalaran en el puerto de Montevideo, las desavenencias por el monitoreo conjunto del Río Uruguay por la planta de UPM y el postergado dragado del canal Martín García, pasaron a formar parte de un tiempo que ojalá nunca vuelva.

Hoy la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) ha contratado a la empresa Bosklais para que realice el dragado del canal a 32 pies y lo deje en óptimas condiciones, al tiempo que se encuentran avanzados los pliegos para una licitación internacional que lleve a Martín García a 34 pies, vieja aspiración uruguaya. Se anuncia para dentro de pocas semanas la publicación de los resultados del monitoreo conjunto del Río Uruguay y se habla que el control no solo abarcará, en un futuro muy próximo, la costa de Fray Bentos, sino de ocho puntos más que incluyen, obviamente, la ribera argentina.

Vázquez viajará el próximo 24 de octubre a Buenos Aires, para reunirse con Macri. Varios de los temas que en los últimos diez años estuvieron pendientes de resolución, recibirán un nuevo impulso cuando no una solución definitiva. Hay voluntad política en los dos gobiernos, en palabras del embajador Lescano. También, el presidente Vázquez demostró voluntad política a la hora de firmar un Tratado de Libre Comercio con Chile. No se dejó llevar por el grito de algunos sectores del Frente Amplio y por el propio Pit-Cnt , autoproclamados estrategas e ingenieros de la política exterior uruguaya. Aunque la central obrera, exige ahora conocer la letra al detalle del acuerdo suscripto con el gobierno de la presidenta socialista Michelle Bachelet.

Por estas horas, Vázquez inicia una visita de Estado a China. Lo acompañan varios de sus ministros, representantes de las cámaras empresariales y una delegación del Pit-Cnt. La gira forma parte de una estrategia de gobierno de buscar inversores para financiar, entre otros proyectos, las obras de infraestructura que demanda la nueva planta de UPM a construirse sobre el Río Negro.

Al viaje a China le seguirán, en los próximos meses, giras similares por Europa. ¡Enhorabuena! Vázquez parece haberse cansado de que los comités de base, el plenario del Frente Amplio o la cúpula del Pit-Cnt decidan cómo debe manejar la política exterior. Salvo, claro, en el caso de Venezuela.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)