Diego Fischer
Diego Fischer

Más tarjetazos y más gritos

Y yo que pensaba que a Raúl Sendic no le iba ganar nadie en el tema del despilfarro de los fondos públicos, es decir del dinero de todos los uruguayos. Pero me equivoqué. No es novedad que el ex vicepresidente ostenta el cetro de campeón de la mentira y del engaño.

No conforme con el merecido galardón ha salido estos días a criticar la política del gobierno sobre los combustibles. Pero, ayer nos enteramos que Sendic no estaba solo en eso de usar y abusar de las tarjetas de crédito corporativas. Los jerarcas de la fenecida Regasificadora andaban en la misma y superaron al hombre del título perdido, al menos hasta lo que hoy sabemos.

Según la información publicada por El País ayer viernes, cuatro jerarcas de Gas Sayago gastaron U$S 59 mil y $ 294 mil respectivamente. De acuerdo a los datos que surgen del informe titulado “Gas Sayago gastos con Tarjetas de Crédito Corporativas”, elaborado por Ancap, los desembolsos corresponden al pago de pasajes, hoteles, alquiler de automóviles y de viáticos. Un tercio de los gastos fueron realizados cuando el proyecto, buque insignia del ex presidente José Mujica, se iba a pique y sus jerarcas tenían los salvavidas puestos.

Hasta el momento, sabemos que Gas Sayago generó pérdidas para Ancap y UTE superiores a los U$S 200 millones. Allí en Punta Yeguas quedan los pilotes de uno de los mayores fiascos de la administración Mujica. Nada dicen en el Frente Amplio que reclaman un día sí y otro también más presupuesto para diferentes dependencias del Estado.

El nuevo elemento del desaguisado de Gas Sayago, me hizo acordar al episodio de esta semana en el Senado cuando, la vicepresidenta Beatriz Argimón llamó al orden al senador Óscar Andrade, que desaforado gritaba en la interpelación al ministro Luis Alberto Heber:

(…) Le decimos a una multinacional: usted va a operar una playa(de) contenedores y gane lo que quiera. Haga de mí lo que quiera; gane lo que quiera ganar durante 60 años….

Curioso, Andrade clama y se rasga las vestiduras hoy con la extensión de la concesión a la empresa belga Katoen Natie. Jamás se manifestó sobre Gas Sayago, que enterró en las costas del Río de la Plata decenas de millones de dólares y sus jerarcas eran bacanes que no solo percibían los sueldos más altos del mercado , sino que viajaban por el mundo a puro tarjetazo corporativo. Tal vez el silencio de Andrade se debió a que estaba ocupado construyendo su casa en San Luis, claro a la sordina para que no lo descubriera el BPS y la Intendencia de Canelones.

Los que hoy presumen de ética y dan clases de buena administración, son los mismos que hace tan solo dos años atrás y durante tres quinquenios consecutivos, desaprovecharon la mayor bonanza económica de la historia del país. Hicieron crecer al Estado de forma sideral, emplearon a más de 50 mil personas en la función pública, acomodaron aquí y allá a parientes y amigos y vivieron una fiesta a costa de los uruguayos que pagan en tiempo y forma los impuestos. A costa de los nabos de siempre como relata mi amigo Tomás Linn en uno de sus libros más celebrados.

El poder tiene esas cosas, hace, a veces, que quienes lo ejercen se sientan impunes. Afortunadamente existe la prensa y la Justicia; una denuncia los hechos y la otra castiga a los delincuentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados