Diego Fischer
Diego Fischer

¿Son orientales?

No importa qué, ni cuándo ni el por qué. El asunto es oponerse a todo y a todos. Primero arremetieron contra las medidas que el gobierno adoptó el 13 de marzo cuando se confirmó oficialmente la llegada del coronavirus a nuestro país.

En medio del desconicerto y la angustia de aquellos días, el ex presidente Tabaré Vázquez pidió cuarentena total. Sus dichos fueron acompañados por el Sindicato Médico del Uruguay. Reclamaron las mismas medidas que por esas horas había adoptado el gobierno argentino. Los uruguayos no habíamos terminado de tomar conciencia de lo que significaba el COVID-19 que el Pit-Cnt convocaba a un caceroleo en contra de las medidas que anunciaba cada día el gobierno para paliar la situación. Ante el rechazo que generó la actitud de la central obrera, su presidente Fernando Pereira salió a aclarar que el caceroleo no era en contra de nadie sino a favor de no sabemos aún de quien. Sucedió el 25 de marzo, para entonces el presidente Luis Lacalle Pou cumplía veinticuatro días de gestión, once de ellos con el COVID en casa. Y como vieron que tanta protesta y reclamo no hacía mella en el apoyo que cosechaba el nuevo gobierno, sino que por el contrario aumentaba el respaldo de la ciudadanía moderaron por unos días su discurso. Pocos, no fueron más de dos semanas, la LUC resultó la excusa ideal, ya no para fustigar por los medios de comunicación, sino para hacer marchas y manifestaciones en las que les importó un comino la distancia social y el uso de los tapabocas. A la LUC le siguió la Ley de Presupuesto y el 17 de setiembre tuvimos el primer paro general.Podría seguir enumerando protestas. Entiendo que no es necesario porque todos conocemos las insensateces de una oposición que sigue sin darse cuenta que en octubre de 2019 les dijo hasta aquí llegaron y que en noviembre se lo volvió a decir.

Ahora el flanco de las críticas es si el gobierno compró y de qué forma la vacuna contra el COVID del laboratorio chino Sinovac. El anuncio de la adquisición de las vacunas a los laboratorios Pfizer y Sinovac lo hizo Lacalle Pou hace ocho días a través de un twitter y lo reconfirmó al día siguiente en conferencia de prensa. Desde entonces hasta hoy han corrido versiones de toda clase y ante esa catarata de desmentidos y de noticias sobre falsos negociadores ha salido el Frente Amplio a pedir aclaraciones. Al cierre de esta nota, el presidente del Instituto Butantan de Brasil, Dimas Covas confirmó la compra por parte de Uruguay y también de Colombia de la vacuna al laboratorio chino.

¿Se habrán dado por satisfechos en el Frente Amplio?

Por estos días se cumplió el 101 aniversario del nacimiento de Wilson Ferreira Aldunate. Cuando veo y leo los reclamos y las actitudes de la oposición, me viene a la memoria una respuesta que Wilson le dio a un periodista la noche de su liberación y luego de su histórico discurso en la explanada municipal. ¿Apoyará usted al gobierno del doctor Julio María Sanguinetti?, le preguntó el colega. Ferreira contestó: “Naturalmente. Un partido político es un instrumento de bien público. Usted milita en un partido porque cree que es el instrumento para servir al interés nacional. Que al país le vaya mal solo puede ser un objetivo que persigan mal nacidos o criminales. Gente que desee que al gobierno -que es decir al país- le vaya mal no merece su condición nacional”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados