Diego Fischer
Diego Fischer

Seregni sin rodeos

"Yo Líber Seregni me he reprochado que (…) no condené con suficiente energía los desbordes del Movimiento de Liberación, Tupamaros que eran una violación a los derechos humanos…”.

Las palabras de líder del Frente Amplio circulan por las redes sociales en un video. Fueron formuladas, en el 2000, en el programa Agenda Confidencial de Canal 12 que dirigía Néber Araujo. “Que nadie se olvide, que el Frente Amplio nace para enfrentar un momento de violencia, para cultivar una estrategia total y absolutamente distinta de la estrategia de la lucha armada…”, sostuvo Seregni, en la misma entrevista. Exhortó a “rescatar el valor de los derechos humanos”, y generar un clima para encontrar soluciones en el caso de los desaparecidos. “Nadie puede dudar que el gran drama de los familiares de los desaparecidos es que no han podido cumplir su duelo”, enfatizó.

Ese año, había asumido la Presidencia Jorge Batlle. En su discurso ante la Asamblea General, Batlle había hablado de “la paz como un estado del alma”, en alusión a la necesidad de sanar las heridas más dolorosas dejadas por la dictadura. Meses más tarde, creó la Comisión para la Paz cuyo objetivo era recabar información para saber el destino de los desaparecidos.

La postura de Seregni de apoyar a la Comisión para la Paz, generó críticas muy duras dentro de su propia fuerza política. El entonces senador José Mujica lo calificó de desertor y viejo. Seregni, le contestó: “Yo acepto la crítica, pero de ninguna manera la descalificación, ni el agravio, ni el destrato. Yo tengo mi tiempo vivido y he vivido mis experiencias”.

Se sabe los grandes dirigentes, no se improvisan. Son figuras que surgen en las sociedades en determinado tiempo, y que al marcharse dejan un gran vacío, pero también enseñanzas. Es un legado intangible.

La dictadura encarceló a Seregni por una década y el día de su liberación (el 19 de marzo se cumplieron 35 años), exhortó a sus partidarios a no pronunciar “ni una frase negativa, ni una consigna negativa”.

Seregni murió en el 2004. Pocos meses antes de que el Frente Amplio llegara al gobierno nacional por primera vez. El próximo 31 de julio se cumplirán quince años de su fallecimiento. Él que fue el conductor histórico de la coalición de izquierda, y el estratega para que su fuerza política triunfara en las urnas, no pudo ver el logro de su trabajo.

Desde entonces han transcurrido tres administraciones consecutivas del Frente Amplio. El destino de los desaparecidos sigue siendo una deuda no saldada.

¿Cuánto de su pensamiento y de sus ideas aplicó la izquierda en todo este tiempo? Sus seguidores son los que deberían hacerse esta pregunta.

Sí tengo claro, que Seregni jamás hubiera apoyado a la dictadura de Nicolás Maduro. Y mucho menos hubiera respaldado a un gobierno, que, en la OEA, votara en contra del envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

En aquellos años en que Batlle procuraba restañar las heridas del régimen militar y Seregni daba su apoyo a la iniciativa, dijo a quienes en su propia fuerza política lo cuestionaban: las violaciones a los derechos humanos perpetradas por los adversarios son malas y las cometidas por quienes piensan como yo no lo son tanto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)