Diego Fischer
Diego Fischer

Resultó un sarcasmo

"En la dramática situación sanitaria que vive Uruguay, esta discusión sobre la ética en la política cabe más”, con esta frase el diputado frenteamplista Gonzalo Civila comenzó su alocución, el miércoles pasado, en la Cámara de Diputados, reunida especialmente para interpelar a la ministra de Economía Azucena Arbeleche.

Tal vez, el legislador socialista hubiera cambiado su discurso si hubiese sabido entonces que 24 horas antes, la jueza de Crimen Organizado, María Elena Mainard, condenó al exvicepresidente de la República, Raúl Sendic por los delitos de abuso de funciones y peculado, porque “excedió los poderes de su cargo y se apropió de dinero estatal”, en el tiempo que estuvo al frente de Ancap.

La información la publicó Búsqueda y se sabe que el semanario sale los jueves. De haberse conocido antes, el legislador socialista y todos los diputados frenteamplistas que hablaron en la interpelación, quizás, se hubieran llamado a silencio para que los argumentos que manejaron en sala no se convirtieran en un sarcasmo a la mañana siguiente.

Sorprendente y muy audaz resulta, que una fuerza política como el Frente Amplio, luego de haber ejercido de forma ininterrumpida el gobierno durante 15 años y de haber permitido que se cometieran tropelías varias, salga a dar cátedra de ética y de buenos procedimientos administrativos.

¿Qué hacían los legisladores -hoy en la oposición-cuando se le otorgaban beneficios sin antecedentes a la minera Aratirí? ¿Nunca tuvieron, al menos, curiosidad por preguntar si el Fondes iba a recuperar alguno de los US$ 70 millones que tiró a la marchanta a empresas compañeras que estaban condenadas al fracaso? Se sabe que no se reintegró ni un solo dólar y tampoco se creó o se mantuvo un puesto de trabajo. Llámese Olmos, Alas U, COEP; Envidrio… Nos salió cara la velita al socialismo que encendió Mujica, con su amigo Nicolás Maduro.

Cuando se anunció el cierre de Gas Sayago y se supo que quedaban enterrados US$ 100 millones ¿ninguno pensó en solicitar un pedido de informes.? ¿Se acuerdan de la antológica escena, ante las cámaras de televisión, en que el exguerrillero Jorge Zabalza, en plena campaña electoral, le señaló a Daniel Martínez los pilotes de la Regasificadora?

El jueves en el Parlamento, los legisladores del Frente Amplio se rasgaron las vestiduras por una exoneración impositiva de $ 401 mil otorgada al estudio del economista Isaac Alfie, que no se efectivizó. Concedida cumpliendo con todos y cada uno de los requisitos que exige la ley.

Según el diccionario de la RAE, ética es el “conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”. Y la política “es la actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos”.

Ninguna persona o fuerza política, en el gobierno o en la oposición puede autoproclamarse dueña o custodia de la ética. Sería un acto de soberbia mayor. Sí es buena cosa observar con atención que la ley se cumpla en todos sus términos y la ética rija los actos de gobierno.

Sin embargo, hablar de ética cuando se ha prescindido de ella en momentos en que se regían los asuntos públicos, es insólito o un sarcasmo, tal como quedó demostrado el jueves pasado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados