Diego Fischer
Diego Fischer

La rana y el buey

Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero no más justicia que las informaciones del rico.

Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como por entre los sollozos e importunidades del pobre”. Este es uno d e los diez consejos que Don Quijote le da a Sancho Panza para el buen gobierno de la insula. La cita me la recordó estos días un amigo, luego de escuchar las declaraciones del ex presidente José Mujica sobre la renuncia del diputado Daniel Placeres.

Se sabe, Placeres dimitió a su banca luego de que el fiscal Pacheco pidiera su desafuero para habilitar su procesamiento por conjunción del interés público y privado en el caso Envidrio. La dimisión del legislador del MPP se dio en una sesión parlamentaria bochornosa, en la que el imputado fue ovacionado por sus compañeros de partido, mientras desde las barras, un grupo de trabajadores de Envidrio insultaba a voz en cuello al legislador blanco Rodrigo Goñi.

Hace dos años, Goñi reclamó una investigación parlamentaria por las presuntas irregularidades en negocios de Envidrio con Venezuela. El oficialismo se opuso. El citado legislador terminó presentando sus pruebas ante la Justicia y amplió su denuncia por conjunción del interés público y privado en noviembre último, cargos que el fiscal Pacheco imputa a Placeres. Lo hizo acompañado por el ex legislador frenteamplista Gonzalo Mujica. En todo este proceso jugó un papel importante la investigación periodística realizada por el programa Santo y Seña de Canal 4, que dirige el periodista Ignacio Álvarez.

El escándalo en el Parlamento fue mayúsculo, la arremetida patoteril de los trabajadores, que fueron finalmente desalojados del recinto parlamentario, se confundió con los aplausos que la propia presidente de la Cámara de Representantes, Cecilia Bottino prodigaba al renunciante. Pero ya sabemos, es el estilo de los lesgisladores del MPP y de sus seguidores. Aquellos que por ambición, fanatismo y prepotencia, al decir del propio Don Quijote, se hincharon como “la rana que quiso igualar al buey”.

Horas más tarde, el expresidente sostuvo que Placeres es un trabajador que solo buscó salvar la empresa, pero no se quedó con un peso. Y más adelante remató: “Vaya averiguar cómo vive, la cama que tiene, el cuarto que tiene ....

Si algo hay que reconocerle a Mujica es su capacidad para justificar lo injustificable, esgrimir argumentos que no son tales, mentir y hacer doctrina con aquello de que lo político está por encima de lo jurídico.

Desde el Frente Amplio se ha destacado la actitud de Placeres. ¿Qué actitud? Placeres hizo lo que debía hacer, renunciar y dejar el camino despejado para que la justicia actúe. ¿Qué otra cosa esperaban que hiciera? ¿Hay que felicitarlo por eso?.

Son muchos años escuchando falacias, justificando la violación a la ley, aprobando leyes y decretos al grito o a medida de sindicatos o grupos de amigos. Es mucho tiempo de incontinencia e impunidad verbal. Afortunadamente, existe la justicia que, como en el caso de Sendic, procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como entre los sollozos e importunidades del pobre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)