Diego Fischer
Diego Fischer

La que se perdió Cervantes

"Cosa veredes Sancho que no crederes”, dice el Quijote a Sancho, aunque hay quienes señalan que el origen de la frase hay que buscarla en el Cantar del mío Cid.

Más allá del origen de la expresión en cualquiera de los dos casos significa ¡Lo que hay que ver, leer u oír! La cita viene a cuento por las declaraciones que en los últimos días formularon dos figuras del Frente Amplio: Graciela Villar y el ex vicepresidente de la República Raúl Sendic.

Villar, en declaraciones a Montevideo Portal, calificó de” correcta” el manejo que hizo de la pandemia el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou, aunque acotó que una administración del FA “hubiera actuado con mayor rapidez. ¿Por qué? Porque hubo un tiempo de demora innecesario en la compra de vacunas”. Así como lo lee. Seguramente Villar se refería al caso omiso que hizo el presidente Lacalle al ofrecimiento de su colega Alberto Fernández de interceder para que Uruguay consiguiera vacunas más rápidamente.

El resultado de la vacunación en una y otra margen del Río de la Plata es conocido, Uruguay rankea en el tercer puesto a nivel mundial y la tercera dosis se viene suministrando hace más de un mes y medio. En Argentina la falta de vacunas y el manejo discrecional de la vacunación causó -desgracidamente a la fecha-115 mil muertos y ocasionó la brutal derrota en las urnas del kirchnerismo .

Villar, sostuvo también que el actual gobierno” prioriza a los “malla oro” en detrimento del “pelotón”, que quedó rezagado. Y no dudó en afirmar que no se equivocó cuando en su primer discurso como candidata a la vicepresidencia al FA afirmó que la batalla era entre “oligarquía y pueblo”.

Uno que es un oligarca que trabaja un promedio de diez horas por día, que paga todos sus impuestos, y que no vive de la teta del Estado, no puede más que coincidir con Villar. ¡Qué pena Graciela que usted no sea hoy la vicepresidenta y el desmemoriado Daniel Martínez el presidente! Nos perdimos la oportunidad de ser una nueva Venezuela.

Confieso que estaba preocupado porque Villar se había llamado a silencio. Ahora sé que no estaba cursando, aunque fuera por Zoom, cuarto año de Liceo. Graciela, no sé si para los uruguayos es bueno que usted estudie y termine el Ciclo Básico. Nos privaría de sus preclaras reflexiones.

El otro personaje que volvió a romper su silencio fue Sendic. Lo hizo en Radio Universal. Sus palabras son siempre esperadas por la ciudadanía. Y esta vez habló desde su experiencia al frente de Ancap. Reclamó “transparencia” en el proceso de modernización y asociación a privados de las plantas de portland que encara el gobierno.

El licenciado que nunca fue, indicó que el directorio de Ancap tiene la obligación de informarle al Parlamento “cuál es su plan, cuando se va a embarcar en un llamado de esta naturaleza para un negocio tan importante para el país”. “No se puede hacer en secreto, creo que hay que hacerlo de acuerdo a las normas jurídicas y legales”.

Escuchar a Sendic genera tranquilidad y la certeza entre los uruguayos de que si el Poder Ejecutivo se llegara a equivocar, contamos con él para reparar el error.

Soy un convencido que Cervantes o el anónimo que dio vida a Rodrigo Díaz de Vivar, habrían callado para siempre si hubieran escuchado a Villar y a Sendic.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados