Diego Fischer
Diego Fischer

Orgullosamente uruguayo

La pregunta que queda es por qué no estamos consultando formalmente al equipo de Uruguay?”, la frase pertenece al neurólogo argentino Conrado Estol y fue formulada en una entrevista en el canal de televisión A 24 de Buenos Aires.

Estol, recordó que una de las más prestigiosas revistas científicas de Inglaterra destacó la acertada política de Uruguay en el combate del Covid-19. Las declaraciones de Estol fueron formuladas en momentos en que el coronavirus en Argentina suma más de 678 mil infectados y casi 15.000 muertos desde que estalló la pandemia.

¿Quién es el doctor Estol? Un neurólogo reconocido internacionalmente que hace unos años sus colegas eligieron como el mejor de la Argentina, según consignó semanas atrás el diario Clarín. Con 60 años, Estol es director de la Unidad de ACV del Sanatorio Güemes.

Cuando la pandemia desembarcó en Argentina, Estol contradiciendo a muchos de sus colegas infectólogos y a la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), recomendó usar barbijo, “máscaras caseras” las llamó él. Eso sucedió a fines de abril último. Fue severamente criticado. No le importó, y filmó un video casero en el que enseñaba cómo debían hacerse los tapabocas. Se hizo viral. Semanas después la propia OMS debió desdecirse y recomendó usar tapabocas.

¿Por qué no hemos viajado a Uruguay? reclamó Estol.

El reconocimiento del prestigioso médico argentino no es el primero que recibe Uruguay por sus acertadas medidas en combate de la pandemia. Los ha habido de la Unión Europea, de Israel y de Inglaterra. Y aunque las autoridades gubernamentales insisten en que no se debe bajar la guardia, los datos hablan por sí solos.

Tiempo atrás, el presidente Lacalle Pou reconoció que la decisión de no decretar la cuarentena obligatoria y apelar a la “libertad responsable” de los uruguayos fue adoptada por él. Entonces, eran muchos, tal vez la mayoría, los que opinaban que la decisión debía ser la contraria.

El flamante gobierno todo se encolumnó detrás de la decisión del jefe de Estado. Barullentas sonaron las voces del Sindicato Médico y del expresidente Tabaré Vázquez que reclamaron seguir los pasos de Argentina.

Acertadísima resultó la decisión presidencial de apelar a la Academia y constituir el grupo honorario de asesores con los prestigiosos científicos Rafael Radi, Ernesto Paganini y Henry Cohen. No menor fue la labor que llevaron adelante el ministro de Salud, Daniel Salinas, el subsecretario Satdjian y el director de ASSE, Cipriani. Sé que soy injusto y que quedan muchos nombres sin mencionar.

No menor ha sido la tarea y la responsabilidad que le cupo a la ministra de Economía, Azucena Arbeleche y al director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto Isaac Alfie. En el silencio y solos quedaron los agoreros que, haciendo la peor política, la más barata y apostando a una catástrofe, convocaron a caceroleos o reclamaron subsidios imposibles.

Sin las medidas adoptadas por el gobierno y el acatamiento y el respeto de la enorme mayoría de la población, no podríamos mañana ejercer el mayor de los derechos de la democracia. El que más orientales y orgullosos nos hace sentir. Mañana frente a la urna, en silencio y a conciencia, votaremos. ¿Quién hubiera dicho el 13 de marzo pasado que lo lograríamos?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados