Diego Fischer
Diego Fischer

Los olores de Mujica

Al mejor estilo de sus fenecidos compañeros de andanzas Fidel Castro y Hugo Chávez y de su amigo Nicolás Maduro, el expresidente José Mujica habló a sus seguidores el sábado en el Platense.

Durante hora y media dio rienda suelta a su verborragia, su filosofía de boliche y sus trasnochadas reflexiones de viejo Vizcacha. Si algo hay que reconocerle al exmandatario es su condición de encantador de serpientes que logra mantener la atención de sus admiradores durante tanto rato.

Su discurso fue la antesala a la confirmación del MPP que, al día siguiente, dio su apoyo a la ministra Carolina Cosse como precandidata presidencial del FA. Mujer hábil y ambiciosa que lanzó su candidatura días atrás en la inauguración del Antel Arena. Eso sí, con los recursos del Estado y con la bendición del presidente Vázquez que acudió a la inauguración de marras. Dicho sea de paso, flaco favor le hizo Vázquez a la investidura presidencial respondiendo a los periodistas allí presentes como lo hizo.

Por su parte Mujica dijo lo siguiente: "Hay gente rica y poderosa que nos detesta porque tenemos olor a pueblo". Yo creo que el expresidente está equivocado porque no solo la gente rica y poderosa es la que siente aversión por su persona, por sus cortesanos y por sus protegidos. Son muchos los compatriotas de clase media, de sectores informados y pensantes de la sociedad que lo rechazan a usted y se siente engañados y defraudados. ¿Por qué? Por el pestilente olor que sigue arrojando su gestión de gobierno ¿Cuál es la fragancia que esparcen la Regasificadora, Ancap, el Fondes, ASSE y Envidrio? ¿Qué aromas despiden los negocios nunca investigados con Venezuela?

Muchas veces me he preguntado si Mujica piensa lo que dice. Si no cómo comprender que afirme que es formidable tener un celular en el bolsillo, pero que ello también "trajo algo negativo, porque le dio voz anónima y cobarde a todos los idiotas y a todos los tránsfugas". ¿Se refería a Raúl Sendic? Entiendo que sí porque su protegido y procesado exvicepresidente, anda recorriendo el país haciendo campaña por un cuarto gobierno del FA. Habla ante cuanto micrófono de TV se le cruza y —por celular— con un montón de programas de radio. Sin dudas, sus apreciaciones estaban dirigidas también a su amigo Gustavo Torena, el Pato Celeste, prófugo de la Justicia y al que curiosamente la Policía no logra encontrar y detener.

No todo lo que dijo Mujica es condenable. Confieso que comparto algunas de sus reflexiones. Creo que fue sabio cuando expresó que "hay que tener memoria y no tropezar con la misma piedra, ya que el hombre es el único animal que lo hace". Más allá de que la conocida afirmación fue muy bastardeada por la dictadura militar con el fin de desprestigiar a los políticos, en este caso tiene sentido. Dentro de un año los uruguayos concurriremos a las urnas y tendremos la oportunidad de poner punto final a estos tres períodos consecutivos de gobiernos de izquierda. Que la memoria no nos traicione.

Aunque lo más importante que afirmó Mujica fue reconocer que "no solo está viejo", sino que percibe que "viene otro tiempo". No tenga dudas, estamos ante un nuevo tiempo. Señor Mujica, usted, su monserga y sus seguidores son ya parte del pasado, de un pasado que nunca debió ser y que nos dejó tantos olores desagradables.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)