Diego Fischer
Diego Fischer

Montevideo elige su serie

En tiempos de Netflix, bien podemos decir que estos años de gobiernos frenteamplistas en la capital y en el Uruguay todo, han sido una larga serial con demasiadas temporadas. Y en la capital, además, ha sido una serial de terror.

Sabemos cómo terminó en noviembre la tercera temporada de la serie nacional, ahora habrá que aguardar hasta mayo para conocer cuál será el final de la sexta temporada montevideana.

Ni el más avezado productor de televisión imaginó nunca que una serie pudiera durar treinta años consecutivos y, menos aún, manteniendo casi intacto el mismo reparto y repitiendo hasta al hartazgo el mismo argumento. En la capital, el Frente Amplio superó a los Simpson que acumulan 29 temporadas y es la serie más larga de la historia de la televisión.

Ahora la izquierda se prepara para un nuevo rodaje. Son tres los aspirantes a protagonista, aunque no han cambiado de libretista y tampoco los métodos para conseguir el apoyo de los ciudadanos en este casting.

De los tres candidatos frenteamplistas, Álvaro Villar es el que se muestra más crítico a la gestión de la izquierda. Reconoce que la basura es un debe y que las cosas se pudieron hacer mejor. Vaya novedad. Aunque no deja de ser un acto de sensatez y honestidad de parte del exdirector del Hospital Maciel. Villar, es un rostro nuevo, bien podía ser uno de los protagonistas de una remake de Ben Casey.

En la vereda de enfrente se ubica Daniel Martínez. El exintendente y excandidato presidencial, transita por la ciudad hablando maravillas de su gestión y contando cuentos. Esas historias hablan de los presuntos logros de su administración y de una ciudad que existe únicamente en su mente. En definitiva, es coherente consigo mismo: las fábulas y las mentiras fueron el común denominador de la campaña electoral de las elecciones nacionales y se redoblaron rumbo al balotaje. ¿Por qué no aplicar la misma táctica ahora?

“Por suerte los equipos de limpieza están recontra cumpliendo, tres de cada cuatro contenedores se han cambiado. Hoy el problema no es la recolección, es el cambio cultural y el reciclaje de los residuos”, afirmó días atrás. Martínez ya actuó de intendente y él parece estar convencido que su desempeño solo es comparable con el de Robert Redford o el de Paul Newman en Butch Cassidy.

La tercera aspirante es una pobre caricatura de Bette Davis, que siempre hacía de malvada en las películas. Se trata de Carolina Cosse, que debutó ante las cámaras con una pésima actuación en la película del Antel Arena. Entonces, se hizo libretar una escena entre dramática y patética y en la que comandaba el operativo para volar el Cilindro Municipal. Fue un filme caro, carísimo, que aún no sabemos cuánto realmente nos costó a los uruguayos. Como Bette Davis en La casa del infierno, no puede con su temperamento y en estas horas arremetió contra la candidata de la coalición multicolor Laura Raffo. Según Cosse, Raffo anda “conociendo ahora los barrios de Montevideo”. Una vez más le erró al libreto; su fuerza política gobierna Montevideo desde 1990. ¿Por qué, en todo este tiempo, no hizo algo por los miles de montevideanos que viven en asentamientos? Ni la Davis hubiera tenido una salida tan destemplada. Todos sabemos que necesitamos nuevos actores para la próxima temporada. Yo elijo a Raffo, tiene mucho de Meryl Streep en Memorias de África y en La dama de hierro. Ambas ganaron el Óscar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados