Diego Fischer
Diego Fischer

¡Qué lástima, ingeniera!

Una imagen vale más que mil palabras. La máxima que se le atribuye al dramaturgo noruego Henrik Ibsen fue ratificada una vez más el pasado jueves. No en Oslo sino en Montevideo. En realidad, deberíamos decir dos imágenes.

Estoy hablando de la foto de portada de El País de ayer viernes, que muestra al presidente Luis Lacalle Pou aplaudiendo y rodeado por los tres referentes del GACH, Fernando Paganini, Rafael Radi y Henry Cohen. La otra, muestra a la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse junto al Secretario del Pit-Cnt Fernando Pereira y a otro militante sosteniendo una bandera; atrás, y saliendo del edificio de la central obrera, se ve al intendente de Canelones Yamandú Orsi. Fue publicada por El Observador digital y versiones similares circularon por varios portales de noticias y redes sociales.

La primera de las imágenes fue captada en el Auditorio del Sodre sobre la hora 20, al finalizar el homenaje que el gobierno le tributó al GACH. La segunda fue tomada en el entorno de las 15 hs. cuando en la sede del Pit-Cnt se reunió una multitud para -en caravana- dirigirse a la Corte Electoral a entregar las firmas recabadas para derogar la LUC, en un “plebiscito” en palabras del exintendente Daniel Martínez. Es terrible, pero alguien que fue candidato a la presidencia de la República no sabe la diferencia entre plebiscito y referéndum. Ese es otro tema, creo que laudado definitivamente.

Volvamos a lo de las fotos. ¿Dónde está el problema?, se preguntará usted. Que entre la fotografía que muestra a Cosse con sus compañeros del Pit-Cnt y la del presidente Lacalle con los referentes del GACH, transcurrieron unas cinco horas. En ese tiempo la intendenta de Montevideo publicó en twitter un mensaje en el que se excusó de no asistir al homenaje del Sodre porque según tuiteó: “(…) para ser coherente con lo que propuse al Comité Departamental de Emergencia, no participaré del acto de hoy. El mejor homenaje al GACH es seguir cuidándonos para volver!”.

Con su ausencia Cosse se alineó con los docentes de la Udelar que rechazaron la invitación a través de un comunicado hecho público, también en las redes sociales.

Es una lástima que contrariamente a lo que hizo Orsi, presente en la sede del Pit-Cnt y en la caravana que escoltó a la entrega de las firmas, y en el Sodre, Cosse no haya ido. Y más penosos resultan los argumentos que esgrimió. Todos vimos que tanto en la sede de la central obrera y en las inmediaciones de la Corte Electoral, el jueves hubo una aglomeración. Nadie allí tuvo en cuenta las manidas recomendaciones de mantener la distancia y evitar multitudes.

Con las palabras nos expresamos, pero decimos mucho más con los gestos y las actitudes. El Uruguay todo hubiera visto con muy buenos ojos que la intendenta de Montevideo estuviera presente en el homenaje que se le tributó a los científicos uruguayos. Al fin y al cabo es la titular del gobierno del departamento en el que habita el 40 por ciento de los orientales.

Como decía Ibsen, una imagen vale más que mil palabras. Las imágenes del jueves lo dijeron casi todo. El resto lo aportó el tuit de la intendenta de todos los montevideanos y no solamente de los que la votaron. Tal vez debió rematar su mensaje con aquella otra máxima: haz lo que yo digo pero no lo que yo hago.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados