Diego Fischer
Diego Fischer

Ingratos oligarcas

La justicia tarda pero llega. Y afortunadamente llega.

Ayer viernes El País informó que el Estado uruguayo, es decir todos los orientales, deberemos pagarle a la empresa constructora brasileña OAS, US$ 13 millones por incumplimientos en el proyecto de la Regasificadora.

El Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 7° Turno, confirmó por unanimidad una sentencia de primera instancia. El fallo quedará firme por ser el segundo consecutivo.

Es bueno recordar que la Regasificadora fue un invento, uno más del entonces presidente José Mujica. Bajo el nombre de Gas Sayago, en 2011, se creó una empresa de Derecho privado, cuyo capital accionario lo aportaron en un 80 por ciento UTE y el 20 por ciento restante Ancap.

Eran los tiempos en que Mujica pregonaba a los cuatro vientos que lo político está por encima de lo jurídico, en que Gustavo Torena, el Pato Celeste, tenía su despacho en Casa de Gobierno y acumulaba millas viajando a Venezuela.

Años, en que Raúl Sendic presidía la empresa monopólica de combustibles y Leonardo de León ALUR. Había empezado la fiesta, aunque el banquete en honor a Cristina Kirchner y sus seguidores de La Cámpora se realizaría en 2013. Sí, aquel en el que se gastaron US$ 372.000. Ese tiempo de derroche, impunidad y desvergüenza, nos legó una Ancap fundida que nos costó US$ 900 millones rescatarla, y que se financió con el ajuste fiscal de marzo de 2015.

La regasificadora cerró en mayo de 2018 y un año después, los integrantes de la oposición, de la comisión investigadora parlamentaria sobre Gas Sayago, radicaron una denuncia penal por las numerosas irregularidades constatadas.

Ahora nos enteramos que a las pérdidas cuantiosas , de la Regasificadora, que cerró en 2018, hay que sumarle US$ 13 millones más.

El fin de semana último, Mujica presidió un acto de la lista 711 de Sendic. La 609 y la 711 tienen una alianza electoral y acumularan votos en los comicios de octubre. Dios los cría y ellos se juntan.

“La gente empieza a ver en los discursos de la derecha amenazas muy fuertes a cosas que hemos conquistado. La gente prefiere seguir profundizando lo que estamos haciendo a arriesgar a que un gobierno de derecha tire todo por tierra, declaró a El País Sendic. Y tiene razón. El pueblo no quiere arriesgar los logros alcanzados en estos quince años en Pluna, el Fondes, ALUR, Ancap y Gas Sayago, entre otros. Los ciudadanos desean que sigan cerrando tambos y empresas vinculadas a la producción de arroz y de cítricos. La ciudadanía sabe que Nicolás Maduro es un demócrata y que el resto de los países de la región sigue haciendo papelones amparados en el TIAR o en las Naciones Unidas.

Sendic, el pueblo está con usted y lo aplaude. Ese pueblo se emociona cuando usted dice: que está donde está porque considera que “esa es su tarea y su papel” y afirma que “es un luchador y que nunca estuvo en esta tarea por los cargos y los puestos y cuando tuvo que renunciar lo hizo, pero eso no significa que renunció a la lucha. La lucha sigue”.

Sabemos que del otro lado, están los oligarcas. Los que quieren que las cosas cambien y no han comprendido lo que personajes como usted y Mujica le han dado y dejado al país. ¡Ingratos!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)