Diego Fischer
Diego Fischer

¡Qué frustración!

Se retobaron los muchachos. Sí, claro los muchachos del Pit- Cnt. Los liderados por Fernando Pereira y Marcelo Abdala se enojaron con el presidente Luis Lacalle Pou.

No es para menos, Lacalle les negó la cadena de radio y televisión para el l° de mayo, Día Internacional de los Trabajadores; a cambio les ofreció espacios destacados en la televisión y las radios estatales.

¿Cómo se le ocurre presidente? Usted está arrebatándole a los uruguayos todos, la ilusión de ver el programa más visto, comentado y celebrado por todos los uruguayos. Cada año, los ciudadanos esperábamos con ansiedad el mensaje que la central de trabajadores emitió por cadena nacional. Así sucedió en los últimos quince años. En esos tres lustros, el país todo se paralizaba para ver y oír al compañero de turno. Ni los partidos de la selección uruguaya en el Mundial de Sudáfrica lograron un rating similar. Superaban en audiencia a las finales de Master Chef; ni Marcelo Tinelli en su tiempo de esplendor pudo con ellos, y qué decir de las telenovelas turcas.

Señor Presidente, usted no ha tenido consideración alguna. Porque este año, seguramente, le iba a tocar el turno a Gabriel Molina, el bien hablado dirigente de Sutel, que con una sesuda y sólida argumentación pretendía ilustrarnos sobre el esfuerzo que diariamente hace en su trabajo para lograr el sueldo que recibe cada mes. Además iba a explicar algo que los orientales todavía no entendimos: cuán injusta fue la rebaja que usted impuso -por dos meses- a los sueldos de los funcionarios estatales, que perciben retribuciones mayores a los $ 80 mil líquidos.

Presidente, ¿usted se hará cargo de la frustración que su resolución generará en la mayoría del pueblo uruguayo? Porque los mensajes del Pit-Cnt, fueron en los últimos quince años interpretaciones de la novela del escocés James Barrie (Peter Pan) y de películas de Harrison Ford. Alababan siempre a los gobiernos del Frente Amplio y nos hablaban de las bondades del mundo socialista y del tesoro que nos esperaba si seguíamos su lucha y sus pasos.

Entonces, los televidentes teníamos la ilusión de estar viendo una versión uruguaya de El país de nunca jamás y de la saga de Indiana Jones. Esos filmes de fantasía y de aventuras tenían luego una segunda función. Una película de terror. ¡¡Imperdible!! Porque a continuación de la cadena del Pit-Cnt, venía el mensaje del ministro de Trabajo y Seguridad Social. En los últimos cinco años, la alocución estuvo a cargo de Ernesto Murro, hombre que por su simpatía superaba en ca-da una de sus apariciones al consagrado Boris Karloff aun interpretando a Frankenstein.

¡Qué injusticia! Pero no todo está perdido, el intendente de Montevideo, Christian Di Candia siempre preocupado por cualquier tema menos aquellos que son de su estricta responsabilidad de jefe del gobierno de la capital, sostuvo que Tevé Ciudad estará a la altura de la democracia ofreciendo su pantalla para la transmisión del acto de las y los trabajadores en una fecha tan trascendente.

Señores, nos quedamos sin cine el 1° de mayo. Pero como consuelo, Pereira anunció que hará cuatro actos en diferentes puntos de la ciudad. Al parecer no será en contra de nadie como el caceroleo del mes pasado. Tal vez sea a favor del COVID-19.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados