Diego Fischer
Diego Fischer

Dinero para dos países

El presidente Tabaré Vázquez, acompañado de todo su gabinete, anunció el lunes un ambicioso plan de inversiones de US$ 12 mil millones para este su segundo mandato.

El presidente Tabaré Vázquez, acompañado de todo su gabinete, anunció el lunes un ambicioso plan de inversiones de US$ 12 mil millones para este su segundo mandato.

El proyecto del Jefe de Estado parece ser la respuesta a las críticas que desde el ámbito empresarial, se han escuchado en las últimas semanas ante un aparente quietismo del gobierno, su política de ajuste y un escenario regional complejo y poco alentador. El mensaje del presidente tuvo también como destinatarios al MPP y el Pit-Cnt, protagonistas desde el pasado 1° de marzo, de la mayor oposición al gobierno y generadores de algunas de sus marchas y contramarchas (Antel Arena). Se sabe: no hay peor cuña que la del mismo palo.

Si el anuncio de Vázquez trae la tranquilidad requerida por el empresariado y los inversores locales y extranjeros, bienvenido sea. Y si el plan comienza a traducirse en hechos concretos a breve plazo, seguramente logrará revertir el pesimismo que se manifiesta en actores clave de muchas de las áreas de la economía. Más allá de que sea o no la inversión más importante hecha por un gobierno en un quinquenio, (expresión más propia de la señora Cristina Kirchner) lo anunciado comprende un amplio espectro de obras de infraestructura postergadas por las dos administraciones frenteamplistas anteriores y abarcan áreas tales como energía, vialidad, educación, salud, agua y saneamiento, ferrocarriles y puertos. La financiación para el ambicioso programa estará integrada por un 66 por ciento de fondos públicos y un 34 por ciento de recursos provenientes del sector privado. En síntesis se trata de generar fuentes de trabajo para los uruguayos y por ende de su dignidad.

Simultáneamente al anuncio en la Casa de Gobierno, en el Palacio Municipal, se conoció que el intendente de Montevideo Daniel Martínez envío a la Junta Departamental el pedido de autorización para solicitar un crédito de US$ 30 millones al Banco República. Según se dijo, el dinero que se aplicará para financiar “las diferencias temporales entre ingresos y egresos de caja”.

Martínez, que asumió el gobierno de la capital hace 19 días, en una de sus primeras medidas, ha tenido que apelar a un préstamo para tapar los agujeros más urgentes que le dejó su antecesora Ana Olivera. ¿Será este el preámbulo hacia un ajuste impositivo para sanear las cuentas municipales? Según el balance de ejecución presupuestal de la comuna capitalina, publicado por El País, la Intendencia recaudó en 2014, US$ 50 millones más que en 2013, totalizando ingresos por US$ 653 millones. De ellos, más de US$ 300 millones se fueron en sueldos y beneficios a sus funcionarios. Asimismo, su déficit histórico y los compromisos asumidos a futuro hicieron que las cuentas del Palacio Municipal cerraran en 2014 con un saldo negativo de US$ 421 millones.

Históricamente se ha hablado de la microcefalia de Montevideo y del divorcio existente con el resto del país; con el país que produce y genera riqueza. Con los anuncios del lunes, el presidente Vázquez ha realizado una apuesta muy alta para recuperar muchas de las oportunidades perdidas en la última década de crecimiento económico.

En contraposición, desde la Intendencia de Montevideo se insiste con el agotado modelo aplicado en la ciudad por el Frente Amplio en el último cuarto de siglo. ¿Para qué insistir con fórmulas que han fracasado?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados