Diego Fischer
Diego Fischer

¿Creerá en su propio cuento?

Hablan, hablan y hablan. Están tan mareados que piensan que somos giles. Cuando no es la pre candidata Carolina Cosse que afirma que el gobierno de Venezuela es una democracia y que el régimen cubano también, es su contrincante en la interna frenteamplista Daniel Martínez.

El intendente de Montevideo, en declaraciones al diario La Nación de Buenos Aires, sostuvo que "Una sociedad funciona cuando las reglas de juego valen" y agregó: "En Montevideo hemos aplicado tolerancia cero: para mejorar la limpieza de la ciudad pusimos miles de cámaras y comenzamos a multar a los que tiraban residuos". No es chiste, aunque lo parezca. Las reglas de juego valen, salvo para Adeom y los servicios que debería prestar la Intendencia que usted gobierna desde 2015.

Tal vez al ingeniero Martínez le despertó curiosidad andar por Punta del Este, (pasando la gorra entre empresarios) y comprobar con sus propios ojos lo que es una ciudad limpia y en la que los servicios municipales funcionan muy bien. A esta altura es inútil que le pida consejos a su colega Enrique Antía. ¿Qué va a poder hacer en los meses que le restan de mandato? El Frente Amplio tuvo casi treinta años para mejorar Montevideo y la calidad de vida de sus habitantes y los resultados están a la vista. Una ciudad mugrienta, intransitable, con el peor servicio de transporte público de la región, y la carga tributaria más alta de su historia.

Pero el precandidato socialista apostó a más y se refirió a los cientos de compatriotas que viven en la calle. ¿Recién se dio cuenta que están por todos lados? ¿Ahora afirma públicamente que no es digno vivir en la calle y que están allí porque no tienen otra alternativa? Afirmó que no es responsabilidad de la Intendencia, sino del Ministerio de Desarrollo Social. Bonito argumento para una persona que se dice socialista. Sepa ingeniero que todos los que tienen poder de decisión en el gobierno a nivel nacional y o departamental, tienen que ver con esas casi seiscientas personas (según cifras oficiales) que han hecho de la calle su hogar y que pernoctan a la intemperie. Son la expresión más dolorosa y vergonzante de la miseria y la muestra más elocuente del fracaso de las políticas sociales que el Frente Amplio aplicó en estos quince años.

Martínez hizo referencia también al tema de la educación." Hay que lograr que todos terminen la secundaria, para que al menos un tercio haga educación terciaria". Pocos pueden no estar de acuerdo con esta afirmación, pero en palabras del intendente carecen de valor. ¿Por qué? Porque su fuerza política hizo gala y gárgaras con este tema, siempre. ¿Se acuerdan del ex presidente José Mujica, cuando al asumir ante la Asamblea General, afirmó que" los gobernantes deberíamos llenar planas todas las mañanas escribiendo debo ocuparme de la educación"? Los resultados de esas planas son por todos conocidos.

El precandidato frenteamplista, sostuvo que la "derecha no reconoce nada positivo en el gobierno". No es así ingeniero. La oposición, como la gran mayoría de los uruguayos, es consciente que el ciclo de gobiernos de izquierda se agotó y que es hora de un cambio. Que los casos de corrupción comprobados por la justicia, la soberbia, la violencia y la inseguridad, la voracidad del Estado frente al que más trabaja y más produce, el apoyar oprobiosas dictaduras, no son inventos de la oposición. Son hechos de la realidad que necesitamos cambiar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)