Diego Fischer
Diego Fischer

El atril del doctor Vázquez

El jueves pasado, Andebu puso al aire Ateneo, un programa en el que todos los candidatos a la Presidencia de la República tuvieron la posibilidad de exponer sus puntos de vista sobre los temas más relevantes que forman parte de la agenda de la campaña electoral. La trasmisión por los canales de televisión abierta y emisoras de radio a nivel nacional, lo convertían en una valiosa oportunidad para los aspirantes a la Presidencia y la ciudadanía.

Hoy sabemos que el formato del programa fue largamente pensado y negociado por las autoridades de Andebu, y se llegó al mismo para que el candidato del Frente Amplio, Tabaré Vázquez participara. En otras palabras se confeccionó un traje a medida de Vázquez y aun así faltó a la última prueba.

Desde siempre, Vázquez ha sido un político que ha tenido una relación distante y poco amigable con la prensa. Salvo con los periodistas y medios de comunicación afines a él y a su partido. Recuerdo que pocos meses después de asumir la

El jueves pasado, Andebu puso al aire Ateneo, un programa en el que todos los candidatos a la Presidencia de la República tuvieron la posibilidad de exponer sus puntos de vista sobre los temas más relevantes que forman parte de la agenda de la campaña electoral. La trasmisión por los canales de televisión abierta y emisoras de radio a nivel nacional, lo convertían en una valiosa oportunidad para los aspirantes a la Presidencia y la ciudadanía.

Hoy sabemos que el formato del programa fue largamente pensado y negociado por las autoridades de Andebu, y se llegó al mismo para que el candidato del Frente Amplio, Tabaré Vázquez participara. En otras palabras se confeccionó un traje a medida de Vázquez y aun así faltó a la última prueba.

Desde siempre, Vázquez ha sido un político que ha tenido una relación distante y poco amigable con la prensa. Salvo con los periodistas y medios de comunicación afines a él y a su partido. Recuerdo que pocos meses después de asumir la Presidencia de la República, concedió una entrevista a Canal 10, donde se le preguntó cómo iba a ser su vínculo con los periodistas; él respondió citando al expresidente François Mitterrand : ”cuando habla el Presidente habla Francia”.

De esta manera dio a entender que sus declaraciones y comparecencias ante la prensa serían acotadas y poco frecuentes. Hecho que efectivamente cumplió. No sonó entonces como algo descabellado y hoy -visto a la distancia- mucho menos, teniendo en cuenta que su sucesor, José Mujica es un hablador contumaz cuya locuacidad y amasijo del idioma español han puesto al país en más de una situación incómoda.

Pero una cosa es ser recatado y medido en las apariciones ante los medios de comunicación y otra, es negarse sistemáticamente a hablar de los temas que importan a todos los uruguayos en foros o ámbitos en el que también participan sus competidores de la misma carrera.

Lo del jueves no fue un debate, -a los que Vázquez parece tenerle fobia o miedo- ni fue planteado como tal. Se trató de que los candidatos explicaran sus propuestas en cuatro temas cruciales para el país: educación, seguridad, economía y salud. Andebu tuvo además el cuidado de elegir al periodista Raúl Ponce de León como moderador, que no trabaja para ningún canal de televisión y cuyo profesionalismo está fuera de discusión.

El jueves pasado un atril vacío, que debió ocupar el Dr. Tabaré Vázquez -que es cierto había avisado que no concurriría por razones de agenda- dijo más que todas las palabras que pudo haber expresado el candidato del Frente Amplio.

Nos habló a todos los uruguayos de una fuerza política que no le interesa comunicar sus proyectos (si es que los tiene) en otro ámbito que no sea en sus comités de base o actos partidarios.
Nos habló de la soberbia del que tiene el poder y cree que es mejor que los demás.

Nos sembró de dudas sobre cuál será el futuro del país, si -eventualmente- la ciudadanía lo elige nuevamente presidente de la República.

Nos hizo un desaire, pero no solamente a quienes no lo votaremos o están indecisos, sino también a sus propios partidarios. ¿Por qué? Porque no dar la cara y no comparecer ante los medios de comunicación cuando todos los otros candidatos sí lo hacen, es un desprecio a la ciudadanía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados