Danilo Arbilla
Danilo Arbilla

Los peligros tan temidos

Mientras la pandemia sigue en lo suyo, otros nubarrones se perfilan y ensombrecen el horizonte. El parpadeo entre el gobierno y los científicos que observaba la semana pasada, ya se ha transformado en caídas de ojos.

Haya sido o no la intención de los expertos, lo cierto es que dejaron más de una pelota picando en el medio del área.

Pero vayamos por parte: fue buena la entrevista al presidente en Canal 10. Muy profesional.

Se dice que una entrevista periodística es como una corrida de toros: el torero, si es bueno, solo se puede lucir si el toro es bravo y entonces ambos se lucen. Fue lo que pasó.

Quedó claro que el presidente, como debe ser, es el que decide y que para ello son muchos los elementos que juegan. En esta época, sin dudas, uno a tener muy en cuenta es lo que dicen los científicos y en ese aspecto tanto la convocatoria del GACH como el trabajo que este ha realizado, han sido un acierto y una suerte.

Pero los que empujan son muchos. Y el que tiene que decidir debe sopesar todo. Es el responsable. Si sale bien viva su cara, pero si la cosa sale mal no vale cargársela a los asesores.

Quizás eso haya influido en los científicos, que ponen todo su prestigio en juego y quizás haya habido un déficit en comunicación del gobierno, que debería haber puesto en claro que no todas las propuestas del GACH fueron llevadas a la práctica.

Pero no más de ahí. Fueron convocados para tener su opinión científica pero no para conformar un gobierno de los científicos.

“Los científicos al poder”, más los jueces gobernando y administrando y el estrellismo y un desbordado poder de los fiscales son todos elementos muy inquietantes.

Pienso que no está en el ánimo ni en el propósito de la mayoría de los científicos que su tarea se politice y peor aún que se partidarice.

Pero es notorio que hubo fugas, producto de la ansiedad, del miedo a que no quede claro cuáles han sido sus propuestas y, me cuesta creer, por empuje del “corazoncito” militante.

Y fueron aprovechadas.

Según dijo el senador Andrade, al término de la inútil entrevista con el presidente, la propuesta del FA es la propuesta de los científicos.

Primera vez algo concreto, y más salario básico a granel, por supuesto. Pensar que el presidente Vázquez formó un equipo de expertos, a poco de formarse el GACH y como una especie de alternativa a este y lo mismo hizo la intendenta capitalina que creó su grupo de expertos de confianza para tener información propia. Nunca fueron críticos, pero siempre muy avaros en sus comentarios respecto al GACH. Sin embargo hay que ver, esta vez, con qué cariño habló Andrade del GACH.

Además ya tienen listos los textos para las pancartas haciendo hincapié en las milagrosas y misteriosas “tres semanas”, “las muertes evitables” y “bajar la palanca”.

Ven la pelota y arremeten. Como siempre, lo que importan es aprovechar la oportunidad. El país es lo de menos.

Mientras tanto, dicen los que saben que se avecina un divorcio. Qué lástima. Seguro que si se da, será en buenas relaciones.

Dicen que los científicos pedirán más apoyo para la ciencia. Es justo, pero ¿en este momento?

Uno más para la cola.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados