Danilo Arbilla
Danilo Arbilla

Si yo fuera presidente

Si yo fuera presidente nombraría Canciller a Luis Lacalle Pou. Con todo lo plenipotenciario que fuere preciso. Los uruguayos fueron a más y lo eligieron presidente.

Qué clase le dio al “petitero” en decadencia sobre el Mercosur y su letanía. Dijo que era un “lastre” para los países miembros. Fernández -un clase A como todos saben- entendió mal y creyó que se refería a la Argentina o bien asumió que su país es el dueño del Mercosur. En ningún momento, está claro, Lacalle dijo que la Argentina era el lastre del Mercosur o que el kirchnerismo es un lastre para los pobres argentinos. Es muy probable que lo piense, pero no lo dijo.

Las baboseadas y bravuconadas de AF confirman que es un maleducado y muestran algo más. El hombre en algún lugar tiene que hacerse el guapo: se lo imaginan diciéndole a Cristina que se baje del barco. Era su chance para ser el gran defensor de la dignidad Argentina y enarboló la espada como lo hizo el general Galtieri.

Puede también que lo de AF haya sido un tiro por elevación para insuflar a sus seguidores en Uruguay. Si son todos los frentistas, sería más de un 40 %; un lujo dado que un 70% de los argentinos lo rechazan. Puede que no llegue a tanto aquí, pero sin dudas la dirigencia del Frente Amplio lo considera un político clase A, como se dijo, y entiende que Lacalle le erró. Es increíble; Álvaro Ahunchain en su columna del pasado miércoles -“¿Y si se callan?”- los deja al desnudo y remarcó esa desagradable y desagradecida actitud de la izquierda, la que resalta aún más comparada con la conducta de colorados y blancos cuando los presidentes del FA se metieron en líos con el vecino país. ¡Qué feo! Feísimo. En cualquier momento sale el SMU con una declaración en apoyo a AF, los docentes hacen un paro y los encargados de las firmas contra la LUC viajan a Buenos Aires y son condecorados y piden la prórroga.

El otro amigo que le queda a AF, al que en Buenos Aires unos graciosos le llaman Chirolita, es el canciller Francisco Bustillo. Lo hospedó, a él y su mujer, en su residencia en Madrid (la de la Embajada de Uruguay). Son íntimos. A poco de asumir como canciller Bustillo advirtió a los embajadores de no hacer declaraciones de tipo político o que comprometieran al país. ¿Y qué pasa con los que invitan a la residencia oficial a líderes o candidatos en lucha electoral de países vecinos y amigos, en cuyos asuntos internos no debemos meternos ni elípticamente?

Si yo fuera presidente no designaría Canciller a Bustillo. Seguro.

Lacalle ignoró las guarangadas de Fernández y este, que fue el hazmereír en su propio país, sumó nuevas provocaciones.

Lacalle podría haberle pedido ayuda a EEUU y llamar a Biden, como hizo Tabaré Vázquez cuando su pulseada con Néstor Kirchner, que llamó a Bush por una eventual “manito”. ¿Qué dirían los frentistas si Lacalle hiciera lo mismo? Ni quieran saber.

Pero Lacalle no le dio pelota a AF -perdón por la vulgaridad pero fue así- y en una magnifica entrevista que le hizo el periodista Joaquín Morales Solá, le dio una clase de cómo se manejan las relaciones institucionales entre países, y le explico por qué el Mercosur es un lastre y por qué los gobernantes a los que les duele la suerte de sus conciudadanos no pueden seguir con vueltas o flexibilizaciones consesuadas. Así de simple.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados