Claudio Fantini
Claudio Fantini

Venezuela, Día D

Se acerca el “Día D” en la crisis venezolana.

El sábado, la ayuda humanitaria intentará cruzar la frontera desde Colombia y, si los militares que responden a Maduro procuran impedirlo por las armas, el convoy que lleva alimentos y medicamentos podría convertirse en el caballo de Troya que abriría las puertas de Venezuela a tropas colombianas.

Del resultado de las primeras batallas dependerá la posible apertura de un segundo frente, en la frontera con Brasil. En cuestión de días, el conflicto podría escalar hasta convertir al país caribeño en un agujero negro geopolítico. Y los agujeros negros geopolíticos, igual que los interestelares, devoran todo lo que está a su alcance.

¿Cómo se podría evitar el riesgo de una guerra que dañaría a toda la región? Una posibilidad remota es que Maduro y el régimen esperpéntico que encabeza, en un rapto inédito de responsabilidad, acepten dejar el poder a cambio de impunidad y salvoconductos para salir del país.

La otra posibilidad es menos remota: que en las negociaciones que están llevando a cabo Estados Unidos y China para conjurar el riesgo de una guerra comercial, Washington ofrezca a Beijing concesiones a cambio de que le suelte la mano al régimen.

China es la ficha de mayor valor en el tablero donde se juega la suerte de Maduro, Diosdado Cabello y la casta militar que impera en Venezuela. La pavorosa ineptitud del régimen lo hizo dependiente de la financiación china. Y como no puede devolver los miles de millones que consume con voraz adicción, el gigante asiático se cobra adueñándose de instrumentos claves para controlar la producción petrolera.

Xi Jinping no se engaña sobre la calaña del régimen al que lleva tiempo financiando. Lo que no haría es entregarlo sin obtener a cambio la compensación por todo lo que ha invertido en Venezuela para controlar eso que su vertiginoso crecimiento requiere con voracidad: petróleo en dimensiones oceánicas.

Eso es, precisamente, lo que Estados Unidos quiere evitar. Ansioso por cerrarle a China todas las fuentes que alimentan su crecimiento, Trump se lanzó a derribar al calamitoso régimen que está entregándole el país caribeño al gigante asiático. Esa es la prioridad del jefe de la Casa Blanca. Venezuela es un campo de batalla en su guerra comercial con China.
Por eso un posible acuerdo entre Washington y Beijing en las negociaciones que desarrollan, sería la peor noticia para Maduro.

La izquierda latinoamericana no se equivoca del todo al sostener que Estados Unidos va por el petróleo. Las potencias se movilizan en torno a intereses geopolíticos y económicos. Pero la cuestión no es que Washington quiera quedarse con el petróleo venezolano; lo que quiere es impedir que China se siga apropiando de ese recurso.

La izquierda confunde una cosa con la otra y comete la hipocresía de callar sobre la expoliación de petróleo y minerales que están haciendo Cuba, China, Rusia, Irán y Turquía. Esos países llevan años llevándose riquezas naturales de los venezolanos. Estados Unidos quiere impedirlo, no porque le parezca injusto semejante saqueo, sino para desmantelar el negocio de países a los que considera enemigos, y porque es un punto de altísimo valor estratégico en el avance de los chinos hacia el liderazgo mundial.

Si la Casa Blanca priorizara acabar con la dictadura evitando un conflicto armado de imprevisibles consecuencias para toda la región, tiene el instrumento para lograrlo: negociar directamente con Beijing para que corte su apoyo al régimen chavista, a cambio de importantes concesiones comerciales.

Pero no es esa la prioridad de Washington. La prioridad es que China se vaya de Venezuela con las manos vacías.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)