Claudio Fantini
Claudio Fantini

Desmesuras y tensiones

A la ola de tensiones que recorre el mundo generando incluso riesgo de una recesión económica global, aportan gestos desopilantes como el de Donald Trump aplazando una visita oficial a Dinamarca en represalia por la negativa danesa a venderle Groenlandia.

Resulta increíble que un presidente norteamericano considere lógico reprender a la primera ministra Mette Frederiksen por haber dicho que su país no venderá a Estados Unidos el territorio colonizado por sus ancestros vikingos y bajo soberanía escandinava desde la Baja Edad Media.

El gobierno de los Estados Unidos tiene derecho a sondear la posibilidad de comprar un territorio. Lo inquietante es que pretenda que todos hagan lo que hizo el zar ruso Alejandro II en 1867: aceptar los siete millones de dólares que ofertó el presidente Andrew Johnson y venderle Alaska a los norteamericanos.

La suspensión de la visita oficial al reino nórdico aporta a la tensión global, pero no es más peligroso que lo realizado por Narendra Mori.

El primer ministro de la India, exhibiendo su filiación ultranacionalista, anuló la autonomía de Cachemira, generando una escalada de tensión con Paquistán. Esos países ya han tenido tres guerras por el extenso territorio con población musulmana, al que la partición realizada en 1947 dejó bajo soberanía india por la gestión que realizó el marajá hinduista de Srinagar, Hari Singh.

El temor a una cuarta confrontación bélica resulta electrizante porque ambas potencias asiáticas ahora poseen arsenales nucleares.

La principal fuente de tensión es la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Además, que Hong Kong siga desafiando a Beijing con masivas protestas que podrían mutar en movimiento separatista, convierte a ese centro financiero mundial en otro potencial foco de conflicto.

También enrarece el clima Boris Johnson desde que entró al 10 de Downing Street amenazando con sacar bruscamente a Gran Bretaña de la UE.

Se suma a la histeria el ministro del Interior italiano. Al tiempo que enfrenta a Bruselas y choca con España por su brutal política anti-inmigrantes, Matteo Salvini derriba al primer ministro Giuseppe Conte hundiendo a Italia en una crisis política.

Más preocupante aún son los signos del reinicio de la carrera armamentista, con rusos y norteamericanos probando nuevos misiles. No debe sorprender, dado que Trump le hizo (queriendo o no) un favor a Putin y su nueva generación de armamentos, al sacar a Estados Unidos del tratado de misiles de alcance medio (INF), que acordaron Ronald Reagan y Mijail Gorbachov en 1988.

Tampoco aporta precisamente calma Jair Bolsonaro atacando por Twitter a quien tiene las mayores chances de convertirse en el próximo presidente de Argentina. Y dejando de lado la diplomacia, el canciller de Brasil echa leña al fuego sumándose a esos ataques.

La lista de actos irresponsables es más larga y explica, al menos en parte, por qué tantos académicos del mundo están diciendo que existe riesgo de una recesión global.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)