Claudio Fantini
Claudio Fantini

Colonizadores de la historia

Cuando Japón conmemora la devastación nuclear de Hiroshima y Nagasaki, los actos no tienen banderas partidarias.

En Francia, la caída del régimen de Vichy es evocada por todas las fuerzas políticas, y no sólo por los liberales y las izquierdas que estuvieron en la resistencia. Tampoco hay banderas de la CDU apropiándose de las conmemoraciones de la caída del Muro de Berlín, aunque ese partido, mediante el gobierno de Helmut Kohl, tuvo mucho que ver con el fin de la RDA y la reunificación. La recordación es de Alemania, no de un sector político determinado.

En Argentina no ocurre lo mismo con una de sus fechas más cruciales. El último 24 de marzo volvió a mostrar un paisaje decepcionante en una conmemoración que debería concientizar sobre los Derechos Humanos. La clase dirigente volvió a dividirse entre usurpadores y desertores.

Usurpadores son las fuerzas políticas que llevan sus banderas, consignas y discursos para colonizar una evocación que no debe tener más banderas, consignas y discursos que la propia significación de lo evocado y la valoración de los DD.HH. que de ella se desprende.

Colonizar políticamente el aniversario del golpe de Estado que inició una etapa de exterminio, implica una manipulación agravada por la reivindicación que la fuerza usurpadora, el kirchnerismo, hizo de organizaciones armadas que cometieron asesinatos y secuestros en su guerra contra un gobierno de Perón. Fue precisamente la violencia de Montoneros la que allanó el camino a los sanguinarios golpistas.

El solo hecho de llamar "guerrilla" a organizaciones tipo ETA, es una falsificación inaceptable. ¿Cómo se puede reivindicar los DD.HH. y, al mismo tiempo, reivindicar a quienes cometían asesinatos en su lucha contra un gobierno que, bueno o malo, había sido elegido democráticamente? Una aberración delirante que ocurre porque no existe una dirigencia política que defienda la cultura democrática. Esa dirigencia ha desertado del debate que debería impulsar para defender los DD.HH. de la colonización política.

El kirchnerismo usurpa y coloniza porque el radicalismo, el PRO y el resto del peronismo desertan del debate en el que debieran denunciar la manipulación que realizan apologetas de otros crímenes.

Radicalismo, macrismo y peronismo no kirchnerista exhiben un vacío conceptual desolador, al guardar silencio ante la apropiación.

También Mauricio Macri integra la legión de desertores. Cuando se trata de marcas tan oscuras en la historia como la que dejó el 24 de marzo de 1976, un presidente debe tener un mensaje. Pero Macri no lo tiene.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)