Claudio Fantini
Claudio Fantini

Bolton y su libro-bomba

¿Cuáles de las revelaciones que hace John Bolton pueden causar más daño a Donald Trump? Aquellas que no sorprenden a nadie. Las que son creíbles porque tienen que ver con rasgos del magnate neoyorquino que siempre estuvieron a la vista.

Por ejemplo, son creíbles las que muestran la admiración que le generan los déspotas; las que dejan en evidencia una ignorancia inconcebible en un presidente y la revelación de que pidió a Xi Jinping la ayuda china para ganar la elección de noviembre.

Cuenta Bolton en el libro que acaba de llegar a las librerías norteamericanas, que escuchó a Trump elogiar autócratas como Recep Erdogán, el sultánico presidente de Turquía; Kim Jong Un, el tiránico líder norcoreano, y también de Xi Jinping, el gobernante chino que más poder acumuló en sus propias manos después de Mao Tse-tung.

Revela incluso que el jefe de la Casa Blanca siente algún desprecio por Juan Guaidó y alguna admiración por Nicolás Maduro, al que considera un “hombre fuerte”. Y tales afirmaciones son creíbles porque desde la campaña electoral tuvo manifestaciones de admiración por la forma con que Vladimir Putin gobierna Rusia, mientras que acumuló gestos de desprecio hacia quienes, como la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron y el canadiense Justin Trudeau, ejercen el poder como demócratas, no como autócratas.

También hay pruebas sobre las graves limitaciones culturales en Trump, dando credibilidad a Bolton cuando cuenta que un día el presidente preguntó “de qué país es parte Finlandia”, indagando si no es un territorio que le pertenece a Rusia.

Probablemente, de los acontecimientos narrados en las páginas de “La habitación donde ocurrió”, lo más polémico son los pedidos que Trump hizo a Xi Jinping para que China lo ayude a ganar la reelección. Según el ex consejero de Seguridad Nacional, en una cena el año pasado y un contacto personal durante una cumbre del G20, el jefe de la Casa Blanca le dijo al líder chino que haciendo grandes compras de cereales a Estados Unidos, Beijing le haría un buen aporte a sus chances de ganar las elecciones de noviembre.

¿Por qué resulta creíble semejante afirmación? Por los antecedentes. La investigación del fiscal especial Robert Mueller confirmó que Rusia lo ayudó a ganar la presidencia venciendo a Hillary Clinton. Y tuvo que afrontar un juicio político por haberle pedido al presidente de Ucrania Volodimir Zelenski que impulse una investigación que pueda perjudicar a su contrincante demócrata Joe Biden.

El fiscal Mueller no pudo probar colusión, pero si la colaboración rusa al triunfo de Trump sobre Hillary; y que no haya coordinado acciones con sus benefactores externos no implica que no supiera del accionar del Kremlin en su favor; mientras que al impeachment lo sobrevivió gracias a la mayoría republicana en el Senado y no por haber demostrado que no pidió a Zelenski lo que todo el mundo le escuchó pedirle en una conversación telefónica: el “favor” de investigar actividades del hijo de Biden en Ucrania que pudieran perjudicar al candidato demócrata.

Precisamente porque revelaciones como esas resultan creíbles debido a los antecedentes visibles que tiene Trump, es que el presidente intentó impedir la publicación del libro de Bolton.

No tuvo éxito, pero es posible que también intente impedir la publicación del libro en el que su sobrina cuenta “cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados