Casilda Echevarría
Casilda Echevarría

Milton, el mensaje de un ciudadano

La frase “Si a usted le va bien a mí también me va bien” seguía a la expresión “Felicitaciones” con la que Milton, un simpatizante frenteamplista, saludaba al Presidente electo.

¡Qué sabiduría, sensatez, educación y civilidad en tan pocas palabras! ¡Esa es la actitud de un buen ciudadano!

Considerar que una elección nacional es una guerra entre bandos y cuanto peor le vaya a uno será mejor para el otro, no es más que una gran tontería. Obvio es que quien asuma el gobierno será quien marque las pautas y oriente el país en los siguientes cinco años, pero desconocer que todos estamos en el mismo barco no evita que los efectos del gobierno recaigan sobre todos los habitantes.

El Presidente electo ha mencionado en innumerables ocasiones que promoverá la unión de todos, independientemente del colectivo al cual se sientan más afín. El primer paso ya lo ha dado, y con éxito, al unificar a la oposición en ideas, principios y prioridades y no en orígenes.

Entre el próximo gobierno y la oposición habrá, seguramente, objetivos comunes, quizás la forma elegida para alcanzarlos no sea la misma, pero se buscarán coincidencias y de no lograrlas será el Presidente quien habrá de tomar decisiones, aun en la soledad del poder.

Así lo ha expresado el Presidente electo al decir que se hará cargo, que asumirá la responsabilidad del gobierno y aunque pueda parecer innecesario decirlo es importante que transmita la idea de firmeza y determinación que ha de tener quien comande el gobierno de un país. El Presidente tomará las riendas e intentará encontrar vías de entendimiento que hagan posible un camino de orden y pacífica convivencia.

Momentos duros tocarán, creer que lo serán solo para el gobierno sería ingenuo. Se analizará la situación en la que se toma el gobierno sin caer en la caza de brujas que solo haría perder un tiempo precioso. Todos han de contribuir, unos proponiendo y realizando y otros con una oposición sana, de modo de encontrar los caminos para impulsar la economía, abrir mercados, atraer inversión, ajustar los costos y gastos del Estado y en definitiva estar en situación de poder bajar los impuestos dando paso así a que se creen nuevas empresas y evitar que se cierren las que están. Los puestos de trabajo no se crean por arte de magia ni por decreto, se crean si existe un ambiente propicio para la inversión y ello implica que el costo país permita a las empresas ser competitivas, que existan mercados para la producción y que las relaciones laborales sean modernas y adaptables a la realidad de cada empresa.

El futuro es auspicioso, el Presidente electo está preparado, el equipo, propio y de la coalición, se está formando con seriedad y aplomo, sin urgencias, dando tiempo al intercambio de ideas y a la búsqueda de coincidencias.

El final del proceso electoral fue, en general, ejemplar; algunos incidentes opacaron en parte el júbilo del momento, fruto del accionar de grupos de descastados que solo esperan seguir viviendo en la violencia y el desorden que les permita aprovecharse del caos que ocasionan.

Muchos son los desafíos y escasos los recursos, será necesario mucho esfuerzo, ingenio, paciencia y buena fe de todos los actores sociales para sacar el país adelante.

Presidente Luis Lacalle Pou lo mejor para usted será lo mejor para todos. ¡Éxito!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)