Carlos Alberto Montaner
Carlos Alberto Montaner

EE.UU. y su influencia

El aniversario de la república norteamericana fue acompañado con ataques a Thomas Jefferson. Le reprochaban haber tenido esclavos mientras escribió que todos los hombres eran iguales ante la ley y tenían los mismos derechos y deberes.

La “Declaración de Independencia”, redactada por Thomas Jefferson, presentada el 4 de julio de 1776, es uno de los documentos más difundidos de la Humanidad, y uno de los más copiados, pero mi opinión es que no influyó excesivamente en el destino de otras sociedades. Incluso, a juzgar por los despachos de los embajadores acreditados en el país, se pensaba que no había muchas posibilidades de que saliera bien el experimento republicano creado. El joven ensayista francés Alexis de Tocqueville, el gran analista de la “Democracia en América”, declaró en 1835 que en ese país se estaba forjando el liderazgo del planeta. ¿Por qué y cómo?

Sospecho que fue la consecuencia de las deficiencias más que de los éxitos. Súbitamente, los estadounidenses se vieron desamparados. Le ofrecieron a George Washington la corona de la nueva nación. Declinó cortésmente la proposición. Era uno de los hombres más ricos de su tiempo. Todos los hombres eran iguales ante la ley a fines del siglo XVIII. Ese era el principio. Ya sabemos que los negros, las mujeres, los analfabetos, y quienes carecían de propiedades, no estaban incluidos. No obstante, los principios son esenciales, al menos lo eran para los blancos educados, generalmente plantadores, y propietarios de esclavos. Primero se eliminó la educación y el tener propiedades para poder votar. Al costo de una guerra terrible, los negros fueron liberados y, a trancas y barrancas, los incorporaron al proceso. Por último, las mujeres ganaron el derecho al sufragio en 1920. La República, afortunadamente, no estaba sujeta a dogmas preestablecidos que señalaran un camino unívoco para sostener el poder. Se limitaba a crear instituciones que fueran solucionando los problemas en la medida que fueran surgiendo. Estados Unidos fue la primera “Sociedad de acceso abierto” que registra la historia moderna. Incluso hoy, las tres cuartas partes del planeta exhiben síntomas de ser sociedades de acceso limitado, y solo 2 docenas de naciones han tomado voluntariamente el camino norteamericano. ¿En qué consisten las SAA y las SAL? Los términos (y el concepto) fueron formulados por Douglass North (1920-2015), Premio Nobel de Economía en 1993, uno de los pensadores más creativos de Estados Unidos, en su último ensayo. Si el linaje no servía para crear las estructuras humanas, porque todos los individuos tenían los mismos derechos ¿a qué se recurría? Sencillo y, a la vez, complicado: a los méritos personales. Tener privilegios se convirtió en una pésima característica en la sociedad estadounidense. Eventualmente, todos tendrían los mismos derechos y deberes. En el terreno económico la respuesta vino del Mercado. Como se sabe, no hay fortunas permanentes en Estados Unidos.

Fue este ejemplo -meritocracia más mercado más ausencia de privilegios- lo que acabó conquistando el corazón de Inglaterra, Holanda, Francia y las 2 docenas de naciones que han hecho suyos los valores de la igualdad ante le ley. Es un camino largo, y lleno de contradicciones, pero no hay otro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados