Publicidad

Buscar el equilibrio

SEGUIR
HERNÁN SORHUET GELÓS
Introduzca el texto aquí

A la hora de hablar acerca de cambios sustanciales en los rumbos de la producción, del uso de los recursos naturales y de los estilos de vida que conduzcan a la humanidad a una situación de sustentabilidad real, debemos ser ante todo muy pragmáticos.

Una cosa es la teoría -lo científicamente correcto, y aquello que se acerca al ideal- y otra muy distinta, es la realidad.

Días atrás se publicó en Economía & Mercado un artículo de Manuel Romera Robes de la escuela de negocios de Madrid IE Business School titulado “De cisnes negros a cisnes verdes”, en el cual plantea la necesidad de tomar muy en serio las graves amenazas del cambio climático, pero sin por ello hacer colapsar la economía.

Lo primero que nos parece relevante señalar es que cada vez más el sector financiero tiene conciencia de la globalidad de este tema.

Hace mucho tiempo la ciencia viene advirtiendo y demostrando que el calentamiento global del planeta es mucho más que un asunto “ambiental”, ya que condiciona la calidad de vida de la humanidad, sin respetar fronteras políticas, niveles sociales, ni culturas y costumbres.

Como todos sabemos, el nudo gordiano a desatar es el energético. ¿Cómo hacer que el mundo continúe moviéndose al ritmo que impone la agitada modernidad, sin que ello signifique comprometer de manera irreversible el futuro de todos?

Lejos está nuestra intención de hablar en términos apocalípticos, ni nada que se le parezca. Preferimos referirnos al realismo que nos imponen lo más destacados especialistas en la materia, de igual modo que lo hacemos, por ejemplo, con los eruditos en el terreno de la medicina.

En ese sentido el Acuerdo de París recogió el guante y trató de comprometer a las naciones del mundo a tomar todas la medidas necesarias para que el aumento de la temperatura global planetaria no supere el 1,5 grado centígrado, algo que ya sabemos será muy difícil de lograr.

El nudo energético a desatar es lo que nos desvela. Porque lograr en dos o tres décadas la independencia casi total del uso de los combustibles fósiles, sabemos que demandará enormes esfuerzos y quién sabe qué costos.

Dice bien el autor del artículo que la transición de un modelo poco sustentable a otro muy preocupado por el cambio climático y la conservación de la diversidad biológica, no puede ser abrupta porque tendría consecuencias muy negativas.

La gradualidad deberá estar marcada por la inteligencia de acelerar procesos todo lo posible, sin permitir que se transpongan límites muy peligrosos, como por ejemplo un ascenso de 2 grados.

Debemos apurar todos los procesos tecnológicos hacia la generación de electricidad de manera sustentable. Una producción de energía que llegue a la emisión total cero de carbono. Concomitantemente, los avances deben lograr en el mediano plazo técnicas que capturen CO2 del aire de manera amplia, efectiva y barata, como para transformarse en una herramienta eficaz de control del cambio climático.

Será crucial hallar el equilibrio de alcanzar estos extraordinarios objetivos sin provocar en el camino una crisis igual de peligrosa sobre las condiciones de vida de la gente. Un gran desafío a la inteligencia y al sentido común.

Temas relacionados

premiumHernán Sorhuet Gelós

Publicidad

Publicidad