Antonio Mercader
Antonio Mercader

Las elecciones en 10 apuntes

El electorado uruguayo confirmó el domingo pasado su carácter conservador. Entre dos candidatos —un ex presidente que salió bien parado del gobierno, y un joven diputado debutante en las grandes ligas— tanto apolíticos como indecisos optaron por lo conocido, lo más seguro y lo menos riesgoso, o sea Tabaré Vázquez.
—Ese carácter conservador del electorado también explica el apoyo a un FA conducido por líderes añosos. Dos de ellos, Vázquez y Astori, serán octogenarios al cabo del próximo gobierno mientras Mujica está a punto de serlo. Y representantes de la nueva generación como Sendic y Daniel Martínez para entonces serán casi sexagenarios.
—Detrás de la implantación del FA en el país más que una “hegemonía cultural” hay una década de bonanza que proporcionó cierto confort económico que la gente —aquí como en todos lados— agradeció con su voto. Resta por ver si la izquierda habituada a gobernar en tiempos de vacas gordas puede mantenerse airosa cuando los vientos cambien.
—El 4

El electorado uruguayo confirmó el domingo pasado su carácter conservador. Entre dos candidatos —un ex presidente que salió bien parado del gobierno, y un joven diputado debutante en las grandes ligas— tanto apolíticos como indecisos optaron por lo conocido, lo más seguro y lo menos riesgoso, o sea Tabaré Vázquez.
—Ese carácter conservador del electorado también explica el apoyo a un FA conducido por líderes añosos. Dos de ellos, Vázquez y Astori, serán octogenarios al cabo del próximo gobierno mientras Mujica está a punto de serlo. Y representantes de la nueva generación como Sendic y Daniel Martínez para entonces serán casi sexagenarios.
—Detrás de la implantación del FA en el país más que una “hegemonía cultural” hay una década de bonanza que proporcionó cierto confort económico que la gente —aquí como en todos lados— agradeció con su voto. Resta por ver si la izquierda habituada a gobernar en tiempos de vacas gordas puede mantenerse airosa cuando los vientos cambien.
—El 47% cosechado por el SÍ a la baja de la edad de imputabilidad penal (con una débil campaña a su favor, contrastante con la fuerte movilización por el NO) prueba que el problema de la inseguridad pública sigue al tope de la inquietud popular. Con más propaganda y compromiso de los partidos tradicionales el SÍ pudo triunfar.
—El tema de los desaparecidos, verdad y justicia, juicio y castigo a los culpables, omnipresente en anteriores elecciones, apenas figuró en el discurso de los principales dirigentes del Frente Amplio con especial mención de Vázquez. Lo raro es que desde la izquierda no se hizo cuestión sobre el particular.
—Aparte de Vázquez, otro triunfador de la primera vuelta fue José Mujica quien se prevaleció en exceso de su doble condición de presidente y candidato para hacer una (inconstitucional) campaña electoral en la que no se privó de denostar a los blancos a quienes llegó a calificar de “alma podridas” y “cobardes”. Pasada la elección se tornó conciliador.
—Contrariamente a lo que algunos opinan el balotaje no es un mero trámite que puede saltearse sino que es un requisito relevante sobre todo para Lacalle Pou quien tiene allí una oportunidad de consolidarse aun más como líder de la oposición y hasta de convertirse en amenaza para el aparentemente imbatible Vázquez.
—Tampoco debería ser un trámite para Pedro Bordaberry quien está obligado a confirmar el apoyo prometido a Lacalle Pou lo que será para él una ocasión para redimirse de los dardos que lanzó contra el candidato nacionalista en la campaña (y del error de excluir al batllismo de la fórmula colorada).
—Más allá de entonar cantos triunfales, proclamar que el Uruguay se corrió hacia la izquierda y declarar superflua la segunda vuelta, la gente del FA tiene que asumir que si bien es la opción preferida por la mitad del electorado existe otra mitad que no comparte sus valores, sus propuestas y el discurso de su candidato.
—Vista la pifia generalizada de las empresas encuestadoras el mejor consejo que se les puede ofrecer es que si no consiguen mejorar sus métodos se abstengan de presentar cifras y pronósticos en noviembre. Será mejor para todos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados