Antonio Mercader
Antonio Mercader

Concertación para ganar Montevideo

El Partido de la Concertación ratificó hace poco su condición de partido creado para disputarle al Frente Amplio la intendencia de Montevideo. Algunos vieron esta decisión como una forma de pararle los pies a Edgardo Novick, candidato a intendente lanzado por la propia Concertación en las elecciones de este año quien ahora, al parecer, anhela proyectarse como candidato a presidente. Y en verdad, esa ratificación equivale en los hechos a una advertencia para todos de que este no es el momento ni la manera de proclamar candidatos nacionales de un partido fundado por blancos y colorados con otro objetivo.

Ese objetivo es terminar con el dominio del Frente Amplio sobre el electorado capitalino. Un dominio de un cuarto de siglo que a estas alturas, vistas las mediocres gestiones de los intendentes frenteamplistas, sólo se explica por motivos ideológicos y no por la eficiencia mostrada por la izquierda desde el Palacio Municipal. Se trata de una adhesión difícil de combatir si s

El Partido de la Concertación ratificó hace poco su condición de partido creado para disputarle al Frente Amplio la intendencia de Montevideo. Algunos vieron esta decisión como una forma de pararle los pies a Edgardo Novick, candidato a intendente lanzado por la propia Concertación en las elecciones de este año quien ahora, al parecer, anhela proyectarse como candidato a presidente. Y en verdad, esa ratificación equivale en los hechos a una advertencia para todos de que este no es el momento ni la manera de proclamar candidatos nacionales de un partido fundado por blancos y colorados con otro objetivo.

Ese objetivo es terminar con el dominio del Frente Amplio sobre el electorado capitalino. Un dominio de un cuarto de siglo que a estas alturas, vistas las mediocres gestiones de los intendentes frenteamplistas, sólo se explica por motivos ideológicos y no por la eficiencia mostrada por la izquierda desde el Palacio Municipal. Se trata de una adhesión difícil de combatir si se considera que la actuación de la última intendenta, Ana Olivera, apenas logró la aprobación de uno de cada cinco montevideanos, lo cual no impidió el triunfo de su correligionario Daniel Martínez.

De ahí que la existencia de la Concertación se justifique en una ciudad que pide a gritos un proyecto diferente, más enfocado en solucionar las necesidades primarias de los vecinos (limpieza, tránsito, transporte, nuevas obras y menos Adeom) que en duplicar tareas a cargo de los ministerios.

Bienvenido Novick si quiere retomar ese proyecto con la fuerza, el brillo y las ganas que demostró en los primeros meses de este año con la fulgurante campaña a intendente que le reportó más de 200.000 votos a la Concertación. Bienvenido si cumple con su promesa de marcarle el tanto a Daniel Martínez como una suerte de intendente en la sombra y consecuente opositor a la gestión frenteamplista.

Otra cosa distinta sería admitir a Novick ya no como candidato municipal impulsado por la Concertación sino presidencial. Recuérdese que la idea de fundar este partido para Montevideo fue de las autoridades de los partidos Blanco y Colorado quienes en definitiva serán quienes decidan el futuro de la Concertación. Aceptar que Novick o cualquier otro interesado en hacer carrera política se apropien de este nuevo lema y compita a nivel nacional sería poner la suerte de ambos partidos tradicionales en sus manos, una posibilidad inimaginable.

Eso no impide que Novick y quienes deseen imitarlo recorran el camino de fundar su propio partido, cumpliendo con los requisitos que exige la Corte Electoral. Es un camino trabajoso, pero factible para quien esté pensando desde ya en convertirse en candidato a la presidencia dentro de cuatro años.

Mientras tanto la Concertación sigue siendo un gran instrumento para ganar Montevideo acumulando votos detrás de varios candidatos al estilo de la ley de lemas. Es legal, nada lo impide y puede triunfar en 2020 si se hacen bien las cosas. Si así fuera, más adelante y según las circunstancias podría pensarse -al menos esa es mi opinión- en emplear a la Concertación para votar todos juntos un programa común y un mismo candidato a presidente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados