Antonio Mercader
Antonio Mercader

La caída de Trías, el líder socialista

Ahora se entiende la pachorra del Partido Socialista (PS) para contestar las acusaciones contra su antiguo líder Vivian Trías por espiar a favor del comunismo.

Conocidos desde tiempo atrás, los rumores sobre el tema fueron confirmados con la publicación de un libro con un alud de documentos que no dejan margen para la duda.

Los autores de “La STB, el brazo de la KGB en Uruguay”, prueban las andanzas de Trías al servicio del espionaje ruso con datos sin levante extraídos de los archivos por el Estado checo. Por si no alcanzara anuncian la publicación de un segundo libro sobre Trías con información adicional.

Tras negar las acusaciones en primera instancia, el PS pretende exculpar ahora a sus dos veces diputado e idealizado ideólogo diciendo que debe analizarse su actuación en el contexto de su antimperialismo y su defensa de la revolución cubana. Sin embargo, esa coincidencia de intereses con la prédica soviética de la época no justifican los miles de dólares y regalos en whisky y cigarrillos que recibió de los checos durante 13 años.

Menos aún explica por qué formó una red de espías, entre los cuales hubo varios engañados y otros que no se dejaron engañar como el escritor Carlos de Real Azúa y el diplomático Felipe Paolillo que rechazaron las ofertas de Trías cuyo seudónimo clandestino era “Ríos”. En cambio, permite entender por qué algunas posturas del dirigente socialista fueron tornándose procomunistas con el tiempo al punto de conseguir que el socialismo uruguayo se declarara marxista-leninista en contradicción con la prédica del socialismo democrático encabezado por el fundador del PS, Emilio Frugoni.

Sería importante que uno de los partidos fundacionales del Frente Amplio, de cuyas filas emergieron el presidente Tabaré Vázquez y el actual precandidato Daniel Martínez, procurara aclarar las cosas. Para ello formó una comisión que no terminó de pronunciarse. Al mismo tiempo un vocero del PS admitió la relación de Trías con los checos para quienes escribió “documentos de índole estratégica” al tiempo que admitió que Trías “recibió dinero a cambio de los mismos”.

Cantidades sustanciales de dinero en efectivo y especies según surge de la información difundida por los autores del libro, uno de ellos checo y el otro de origen brasileño. Es que los contactos de Trías y el nivel de sus informantes -algunos de ellos miembros de gobiernos de partidos tradicionales- valían su peso en oro puesto que permitían que los soviéticos, en plena Guerra Fría, conocieran de antemano las posiciones internacionales de Uruguay y otros países.

En cualquier lugar del mundo eso se conoce como traición a la patria delito que merece aun hoy sanciones tan graves como la aplicación de la pena de muerte. Para el PS y el Frente Amplio en general se trataría en todo caso de una falta menor cometida por uno de sus dirigentes que se aventuró a dar el mal paso.

Es una actitud que choca contra el gusto de la izquierda uruguaya por revelar complots y tramoyas internacionales pasadas y presentes. Empero, en este caso, sin embargo, el silencio ha sido su respuesta. ¿Temerán acaso que el segundo libro de los investigadores extranjeros sea todavía más lapidario para el PS y la izquierda?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)