Antonio Mercader
Antonio Mercader

A la búsqueda de uruguayos felices

En el informe de Naciones Unidas sobre la "Felicidad Mundial" para el año 2017 Uruguay figura en el sitio número 28 sobre un total de 150 países. No está mal según cómo se lo mire.

Si nos comparamos con nuestros vecinos el dato es regular pues estamos detrás de Chile, Argentina, Costa Rica y Brasil, y en la misma línea de Guatemala. Si la perspectiva que adoptamos es universal le ganamos a un montón de países latinoamericanos y africanos.

Un estudio realizado en el Massachusetts Tecnological Institute (MIT) realzó la importancia de este índice a la hora de votar. La gente tiende a votar al partido de gobierno cuando se siente satisfecha tras repasar con especial atención diversos índices entre ellos los dos que se consideran más relevantes: desempleo e inflación. Si en esos rubros las cifras dan mal la propensión de la gente es apoyar a la oposición. Pero por supuesto hay otros muchos factores que inciden en la sensación de felicidad de la gente.

Nada de esto es nuevo y no se precisaba ser un mago del marketing político para intuir tales verdades antes que la ONU lanzara estos informes cinco años atrás. De todos modos contar con un ranking y un puntaje ayuda a entender los avatares políticos en distintos países y a explicar algunas sorpresas. Una de ellas, por ejemplo, es que Uruguay esté mejor ubicado que Francia y España en una lista que, por supuesto, encabezan los países escandinavos.

Un aspecto interesante es saber cómo hace la ONU para definir y medir la felicidad. Por generaciones la Humanidad se ha devanado los sesos tratando de definir en qué consiste. ¿Se trata de una percepción de los logros personales, tiene que ver con el éxito en las relaciones familiares o se vincula más con la situación económica y social de una sociedad, y sus perspectivas? El mecanismo utilizado por ONU es simple: una encuesta entre cientos de personas en donde se parte de una escala que va del 1 al 10. El 10 representa "la mejor vida posible para Ud.". El encuestado debe ubicarse entre esas dos cifras. El primer país del ranking, Noruega, tiene 7.537 puntos. El último, la República Centroafricana consigue apenas 2.693. Uruguay, en tanto, sale bastante airoso con sus 6.454 puntos.

¿Eso significa que en Uruguay la gente es tan feliz que no quiere cambios y seguirá votando tal cual viene haciéndolo en la última década? No. El citado informe del MIT, centrado en los aspectos políticos del estudio, revela que no es posible hacer inferencias tan gruesas a partir de los datos de la encuesta. Y agrega algo obvio: que un sinnúmero de factores influyen en el votante al expedirse en las urnas. Países con un alto índice de felicidad en el informe 2017 como es el caso de Alemania muestran hoy a un gobierno con dificultades para obtener la mayoría parlamentaria para gobernar, pues el partido de Angela Merkel votó últimamente por debajo de lo esperado.

Por eso, a no cegarse con la encuesta de ONU. En este Uruguay que comienza el 2018 con una clase media acribillada a subas de tarifas, tasas, impuestos, multas y toda suerte de cargas a cuenta de un Estado cada vez más robusto y expansivo, cuesta encontrar muchos uruguayos felices. Si los encuentra bien por Ud. Yo no tengo esa suerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)