Anibal Durán
Anibal Durán

A pura mezquindad

Mezquindad sin concesiones… Apunto con el título de la nota a la interpelación que le haría el Frente Amplio a la señora Ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche.

El gobierno dice blanco y la oposición, negro; el gobierno dice Estados Unidos y la oposición, Venezuela; el gobierno dice libertad y la oposición, confinamiento; el gobierno dice “hay vacunas para todos” y la oposición refuta: “llegaron tarde”. Y podríamos seguir…

Y ahora se la agarran con la señora Arbeleche, cuando firmó una resolución otorgando lo que la ley y los decretos reglamentarios (del FA) indican, una exoneración parcial del IRAE al estudio de Isaac Alfie, trámite que se inició cuando era un simple ciudadano allá por 2019, amparándose a la normativa vigente. La Ministra aplicó la ley (¿o se pretende que viole la misma en forma discrecional?).

La Comap (Comisión de Aplicaciones), que depende del Ministerio de Economía, recién en febrero de este año se pronunció, cuando reiteramos el trámite había sido iniciado mucho antes.

No existe ningún tipo de ilegalidad, eso está muy claro. Todo obedeció a derecho y en ese marco se actuó.

Se habla de falta de ética y moral con total liviandad y claro está, no incurren la señora ministra ni el solicitante en ninguna de esas prácticas.

De modo convencional, ética es la aspiración de una vida cumplida bajo el signo de las acciones estimadas buenas y la moral entra en el campo obligatorio marcado por las normas, las obligaciones, las prohibiciones, caracterizadas a su vez por una exigencia de universalidad y por un efecto de coerción. Las reglas, las normas, el contenido de la acción humana refieren a la moral.

¿Díganme dónde está la inmoralidad cometida por la señora Ministra, cuando ella se apega a lo instituido? ¿O dónde está la falta de ética por ajustarse a una acción que compete?

¿Puede merecer una llamado a interpelar, cuando se demuestra cabalmente que no se infringió norma alguna?

Porque si vamos a referirnos a las ética, moral y transgresión de leyes, entonces tenemos mucha literatura para exponer. O nos olvidamos qué el diputado Placeres del MPP, tuvo que renunciar a su banca luego de constatarse trapisondas con la firma Envidrio (trabajadores en negro, entre otras perlas) y fue aplaudido por unanimidad por la bancada del Frente Amplio retirándose del hemiciclo parlamentario como un héroe de historieta.

O cuando el 20 de mayo del 2019, el Ministerio de Economía frenteamplista exonera al Frente Amplio de la tasa global arancelaria, IVA, tasa consular y alguna perla más, en ocasión de importar la fuerza política los bienes denominados “banners”, por un valor de US$ 14.400. ¿Eso es ética?

O recordar las varias comisiones investigadoras que el Frente Amplio ayudó a que no se formaran, al no prestar los votos para las mismas (cuando era gobierno, claro está).

Alguna prensa en forma tendenciosa le adjudica a Alfie que su renuncia a la exoneración es por su difusión pública. ¿Se puede creer con sensatez, que una resolución que se publica, no iba a tomar estado público? ¿Se puede creer que una situación en la que está el nombre del hoy jerarca, iba a pasar escondida detrás de una Sociedad Anónima?

La renuncia fue una respuesta política a un hecho que toma una dimensión también política de ribetes insólitos. Acoto: Alfie ni sabía de la resolución ni estaba notificado.

Isaac Alfie se bajó de la torre de Babel, como tantos no lo hacen, y resignó su tarea al frente de un estudio prestigioso en el ámbito privado, para dedicarse a la función pública.

Sobre la señora Arbeleche no hay mácula que pueda rozarla. Cuida el dinero de todos, es mesurada, previsora, proba, seria. Ya explicó el Presidente de la República en su discurso del 2 de marzo ante la Asamblea General, las innumerables medidas adoptadas por el gobierno en beneficio de los más desposeídos. Que tal vez nunca alcancen, porque la pobreza campea. Pero entonces será hora que la oposición se mire el ombligo, alguna vez en su vida y haga un acto de contrición. Porque si no hubiera existido el despilfarro que existió en innumerables ítems de la actividad pública y que se han nombrado hasta el hartazgo, seguramente el panorama luciría menos sombrío.

Pero como no hay mejor defensa que un buen ataque, la oposición prefiere ese camino y sin miramientos sale a la caza de quien sea de parte del gobierno, para que mucho incauto que anda en la vuelta, “se coma la pastilla”.

La señora Arbeleche no merece dicha interpelación, lo saben. Si sucede quedará demostrado como fueron las cosas y ni duda que el FA no saldrá bien parado. En el ínterin, fuegos de artificio, mucho ruido, denostar al precio que sea y no se dan cuenta que la coalición republicana (Faig dixit) intenta dejar un país serio, que no despilfarre dinero para que el próximo gobierno no se encuentre con el desasosiego fiscal y social con el que se encontró el actual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados