Anibal Durán
Anibal Durán

Política y tolerancia

Me parece buena cosa filosofar sobre este tema, vinculado con la evaluación de la actuación de los hombres que han incursionado en el escenario político y toman decisiones en nombre de la ciudadanía.

Sucede que muchas veces el prisma a través del cual se realiza esta clase de valoraciones es apasionado y por tanto, tiende a deformarse. Una mente obnubilada condiciona desde el primer momento la estimación del argumento y proyecta sobre él la presencia de un espíritu injusto y carente de sentido común. Como la opinión viene del adversario (a veces tildado de enemigo), ya es inconducente. Muchas veces falta la tolerancia para suavizar el estudio que se realiza; no aparece la buena voluntad que ella supone, para vestir de sensatez y lógica el comentario.

Lo hemos escrito otras veces: ninguna disciplina para la actividad humana está revestida de tanta pasión como la política. Tanto para la exaltación como para el vilipendio, tanto para encumbrar como para denostar, este escenario apasionado transporta el sujeto o la anécdota a un terreno efervescente y emocional, prejuiciado y fanático.

El político actúa frente a las masas, despierta sus pasiones, se dirige a sus inquietudes, articula y agita sus temas de comprensión. Las masas lo siguen o lo enfrentan, lo acompañan o lo abandonan, pero siempre es con ellas su diálogo.

Y en esta línea de pensamiento, ¿dónde existe la incompatibilidad entre lo que plantea Alianza Nacional de reformar la Constitución (al margen de que puedan haber modificaciones vía ley), con el hecho de en el ínterin ir planteando acciones para paliar tanta delincuencia desenfrenada? Saquemos la Republicana ahora como pide la senadora Alonso, pero no desestimemos el plebiscito.

No debemos renunciar a nuestros adversarios, son defensas sociales contra nuestra inercia, son acicates para excitar nuestro pensamiento. Pero aún con más énfasis, no debemos renunciar a nuestros compañeros de partido. No juzguemos con tanta vehemencia. Nos creemos los dueños de la verdad y todo termina en inquina, diatribas y haciéndoles el "caldo gordo" a los adversarios del partido. No ideologicemos todo; hagamos sin mirar quién fue el mentor de una buena idea.

Nadie tiene el monopolio de la verdad y este axioma debe bastar para apoyar sobre él un estado de espíritu humilde a fin de no lapidar actitudes ajenas por el hecho de discrepar con las nuestras.

Por eso la tolerancia que escasea a raudales, debe tornarse imprescindible. Y como hemos dicho, tolerar no es transigir; el que transige se pliega a ideas que no compartía. La tolerancia es una manera de convivir independiente de las ideas que se agiten en el escenario de la convivencia.

La tolerancia mantiene frente al campo opuesto toda la vieja firmeza de una postura distinta; observa la posición ajena desde su lugar, sin comprometerse con ella y usa tácticas cordiales ya sea para no entorpecer el ejercicio de las actitudes que no comparte, ya sea para ganar adeptos en campo contrario.

Decía Napoleón que un líder es un traficante de esperanzas. Historiadores notorios creían que nadie podía ser un buen líder si primero no había aprendido a obedecer.

De acuerdo a algunas opiniones la principal razón por la que la historia está plagada de demagogos es la pereza y debilidad de las masas en pensar y controvertir ideas. La masa parece disfrutar de un líder firme, un guía.

¿Tenemos un líder en el país que nos ponga de cara a un siglo 21, insertándonos en un mundo que exige calidad, productividad, competitividad, debida inserción internacional, respeto por la opinión ajena, no exento de personalidad, temple para actuar y apuntalar a nuestro país? ¿Nos hacemos las preguntas pertinentes para elegirlo, como nos dice la intelectual y periodista Pilar Rahola?

Es perentorio ser mucho más exigentes con nuestros líderes políticos, porque así fuimos de permisivos con José Mujica y hoy pagamos las consecuencias de tanto desatino, de tanta promesa incumplida, de tanto despilfarro inconducente, de tanta corruptela alguna expuesta y otra escondida en la telaraña de los votos oficialistas. ¿Nos preguntamos por qué se eligió a Mujica?

Se toma como verdad de Perogrullo que la esperanza es esencial para la vida. ¿Cómo sería no tener esperanza, creer que las cosas solo pueden empeorar, esperar el fracaso y anticipar la derrota? Abrigo la esperanza de que vivamos en un país donde el estado de derecho y su sustento, la Constitución de la República, guíen el pensamiento y la acción de nuestros gobernantes, sin fisuras. Ojalá el próximo Presidente no padezca el síndrome de hubris tan de moda entre tantos mandatarios que se creen omnipotentes. Posan de infalibles, vociferan que son la verdad revelada y se olvidan que están cumpliendo un mandato a término, circunstancial, efímero y con la obligación de rendir cuentas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)