Anibal Durán
Anibal Durán

Astori y Arbeleche

Los candidatos que según las encuestas tienen más chance de ganar la elección, han nominado a quienes serán sus futuros ministros de economía.

Los candidatos que según las encuestas tienen más chance de ganar la elección, han nominado a quienes serán sus futuros ministros de economía.

Ya el Dr Vázquez lo había hecho en el año 2004, cuando estando en EE UU dijo que su Ministro de Economía sería Danilo Astori. Decisión acertada porque sin duda dicho nombramiento determinó que ganara la elección. Y Vázquez una vez más en el ruedo, ha vuelto a decir que si gana su Ministro de Economía será Astori. Por estas horas lo ha confirmado.

Asimismo, el Dr Luis Lacalle Pou oficializó la designación de Azucena Arbeleche como Ministra de Economía en caso de ser él, el próximo presidente de los uruguayos.

A la citada la quieren propios y extraños. Desde el año 2002 trabajando en el Ministerio de Economía para la administración colorada de Batlle primero y luego para las sucesivas de Vázquez y Mujica. Últimamente tuvo que ver con el manejo de la deuda pública y de acuerdo a opinión generalizada, cumplió a entera satisfacción su rol. Tan es así que destacados frentistas han ponderado su actuación. Las críticas que se le han formulado, lucen irrelevantes con tufillo rencoroso…

Abonando lo que vinimos diciendo, consultados diversos empresarios por EL PAIS, todos coincidieron en manifestar su complacencia por los dos candidatos designados.

Respecto a Astori, podrá tener una pléyade de detractores en diversos aspectos. Ya hay una trayectoria larga en la actividad pública que da lugar a opiniones disímiles.

Pero donde no puede caber duda es respecto a la idoneidad técnica de Astori en el tema. Es decir, hablamos de un hombre serio y preparado. Decir lo contrario sería ser tozudo. Harina de otro costal será el predicamento que podrá o no tener el citado Astori en el Frente Amplio con una bancada parlamentaria que tal vez no le sea fiel en su mayoría.
La designación del Vicepresidente por parte de Vázquez, va en contra del mega grupo creado en la coalición de gobierno, donde entre otros está el partido comunista, no precisamente amante del sistema capitalista imperante (por eso decíamos que tal vez Astori no las tenga todas consigo en el Parlamento). Ya hemos dicho que si fueran coherentes, Lorier, Castillo y compañía deberían estar militando en Asamblea Popular.

Pero claro, gritan en la pulpería…y callan en la comisaría. No les gusta Astori, no lo quieren a Astori, pero abogan por Vázquez que es abogar por Astori. Éste es socialdemócrata y como tal actuará. Tienen claro que con Astori ni comenzaremos ni terminaremos con la socialización de los medios de producción y que la política económica que continuará la actual, no está en línea con su filosofía.

Pero vayamos a otro aspecto de la cuestión. Da la impresión que tanto Vázquez como Lacalle Pou han sido rigurosos en designar al futuro Ministro de Economía . Esta rigurosidad que han tenido los citados candidatos, es la que debería comenzar a primar para la designación por ejemplo de ministros y directores de entes y servicios. Hemos expresado en algún otro editorial, lo que es la foja de servicios de los ministros chilenos. Podrán luego en la práctica actuar bien o mal, pero es indiscutible la marcada preparación que tienen para el cargo. Allí no hay improvisación ni amiguismo.

No hay pleitesía ni acomodo. Y ese espíritu neutro para la designación, donde el afecto queda en el ropero y el voluntarismo no tiene cabida, es el que reclamo para nuestro país. Los ejemplos son interminables (y a todos los partidos les cabe el sayo), donde jerarcas no aptos para el cargo llegan a él porque sencillamente no pudieron ser legisladores.
Decíamos en alguna prosa anterior; ¿cómo puede nombrarse al frente de alguna empresa pública a ciudadanos que nunca manejaron siquiera un comercio o nunca tuvieron la responsabilidad de gerenciar un equipo de dos personas en ninguna empresa y aquí tienen que lidiar con miles de funcionarios públicos ?

Es clave aportar preparación, gestión, liderazgo, aspectos en los cuales nuestro país revela carencias.

Abogo para que lleguen nuevos vientos que se lleven consigo tanta práctica malsana y carente de escrúpulos. La Constitución de la República dice que el Presidente de la República podrá requerir de la Asamblea General un voto de confianza expreso para el Consejo de Ministros. La actitud es condicional; ojala fuera preceptiva y con ella fueran también los palmarés de los ministros propuestos para que se aquilate debidamente la preparación para el cargo.

En definitiva el Presidente electo deberá tener una conducta virtuosa y ser un héroe moral, posicionado por encima de las cotidianas miserias humanas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)