Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

¿Volverá Donald Trump?

Desde que el expresidente Donald J. Trump perdió las elecciones del 2020 y trató de revertir el resultado fraudulentamente, he sido escéptico de que pueda regresar al poder en las elecciones del 2024.

Y soy aún más escéptico ahora, después de hablar con el profesor a quien muchos llaman y consideran “el oráculo de Washington”.

Allan Lichtman, el historiador político de la American University que ha pronosticado acertadamente todas las elecciones presidenciales recientes, me dijo en una entrevista que es “muy poco probable” que Trump sea el candidato republicano en el 2024, o que regrese a la Casa Blanca como candidato de un tercer partido.

En cuanto al presidente Joe Biden, Lichtman me dijo que no le sorprendería que se postule para un segundo mandato, a pesar de que ya tendría 82 años de edad en tres años.

Lichtman se hizo famo-so cuando pronosticó acertadamente la victoria del mismísimo Trump antes de las elecciones del 2016, cuando las encuestas y los expertos decían que la candidata demócrata Hillary Clinton sería la próxima presidente. Lichtman ha creado un sistema de “13 claves”, o 13 preguntas cuyas respuestas le han permitido predecir el triunfador de casi todas las elecciones presidenciales de los Estados Unidos desde el año 1984.

Cuando hablé con él la semana pasada, me dijo que es poco probable que Trump sea el próximo candidato republicano porque “está lidiando con demasiados problemas”.

Trump enfrenta al menos 29 (sí, veintinueve) demandas civiles y penales, según un conteo del “Washington Post”. Van desde una investigación del fiscal de Nueva York sobre los negocios de Trump hasta juicios por el ataque del 6 de enero al Congreso y demandas por difamación de mujeres que alegan que las agredió sexualmente.

Para empeorar las cosas para Trump, “tiene más de 400 millones de dólares en préstamos vencidos. Su marca (comercial) está de capa caída. Sus negocios están fallando. Tiene una enorme auditoría impositiva. Ya no ocupa el cargo. Ha perdido su cuenta de Twitter”, señaló Lichtman. Son demasiados problemas como para postularse a la presidencia, agregó.

Por supuesto, Trump irá al ataque, y tratará de hacernos creer que va a ser candidato, pero todo indica que va a estar muy disminuido, dice Lichtman.

En cuanto a los primeros meses de Biden en el poder, Lichtman me dijo que “está gobernando increíblemente bien”.

En una escala del 1 al 10, le da un “9”, basado entre otras cosas en sus órdenes ejecutivas sobre el medio-ambiente y el cambio climático y la aprobación del paquete de estímulo económico de US$ 1,9 billones.

Biden tiene un nivel de aprobación de más del 50 por ciento en las encuestas, un porcentaje al que Trump no llegó en ningún momento a lo largo de su presidencia, agregó.

En cuanto a la candidatura demócrata en el 2024, Lichtman considera que la vicepresidenta Kamala Harris sería la opción obvia, pero que no descartaría por el momento a Biden. Cuando le recordé que Biden tendría 82 años en el 2024, Lichtman respondió que Biden ya es el primer presidente en asumir el poder a los 78 años, y que bien podría quebrar otro precedente en tres años.

Mi opinión: estoy totalmente de acuerdo en que Donald Trump difícilmente será el candidato opositor en las próximas elecciones, pero no me extrañaría que el próximo nominado del Partido Republicano sea uno de sus lacayos.

Trump ha puesto patas arriba al Partido Republicano. Los republicanos solían ser el partido que abogaba por un gobierno pequeño y el comercio libre y que criticaba fuertemente el expansionismo de Rusia. Pero Trump aumentó el déficit, arremetió contra el comercio libre y defendió cada vez que pudo al dictador ruso Vladimir Putin.

Con Trump, el Partido Republicano se ha convertido en un partido populista de hombres blancos angustiados por el avance de las minorías étnicas. No es casualidad que en estos días Trump y la cadena Fox News no estén criticando mucho el paquete de estímulo económico de US$ 1,9 billones de Biden, sino centrándose en la inmigración.

Entonces, sí, es probable que tengamos la suerte de no volver a ver a Trump en la Casa Blanca. Pero me temo que el populismo nacionalista trumpista seguirá vivo por mucho tiempo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados