Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

¿Vía libre a Maduro para la dictadura?

Tras la decisión del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador de invitar a Nicolás Maduro a su toma de posesión el 1° de diciembre, no soy optimista sobre el futuro de los esfuerzos diplomáticos para presionar por una restauración de la democracia en Venezuela.

A juzgar por los primeros días de López Obrador en el poder, es probable que cumpla su promesa de campaña de no criticar a Maduro, ni unirse a futuros reclamos regionales para exigir que Maduro respete las reglas democráticas. López Obrador ha prometido que desempolvará el antiguo principio mexicano de la "no intervención" en asuntos internos de otros países, una postura que el país había utilizado en el pasado para protegerse de las críticas externas y apoyar dictaduras de izquierda.

En años recientes, México había sido uno de los países más críticos de Maduro dentro del Grupo de Lima, una coalición diplomática de 14 países que incluye a Brasil, Argentina, Colombia, Perú y Chile. El grupo había firmado varias declaraciones destinadas a aislar a Maduro de la comunidad diplomática regional, junto a Estados Unidos y la Unión Europea.

En ese sentido había acordado que las elecciones del 20 de mayo fueron fraudulentas y que, por lo tanto, Maduro no podrá ser considerado como un presidente legítimo una vez que asuma su nuevo mandato el 10 de enero del próximo año.

Algunos líderes de la oposición venezolana me dicen que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, forjará una estrecha alineación con Estados Unidos, lo que podría resultar en una presión internacional aún mayor sobre el régimen de Maduro.

"El hecho de que Brasil y Colombia sean vecinos de Venezuela, y que Brasil estará en coordinación muy estrecha con los EE.UU., no se puede descartar", me dijo el líder venezolano en el exilio Carlos Vecchio. "Estos son países muy importantes".

Además, la tasa de inflación de 1 millón por ciento al año de Venezuela y la escasez de alimentos y medicinas pueden desencadenar una nueva ronda de violentas manifestaciones el próximo mes. Venezuela tiene una larga historia de protestas masivas en los meses de enero y febrero, me dijo Vecchio.

Mi opinión: la oposición de Venezuela debería retomar las calles y recuperar el protagonismo político antes de la inauguración de Maduro el 10 de enero, para obligar a la comunidad internacional a aumentar su presión sobre Venezuela.

De lo contrario, Maduro podría obtener un segundo viento, a pesar del colapso económico de Venezuela. Maduro no solo será tratado como un líder legítimo por parte de China, Rusia y Turquía, sino que también recibirá cierto reconocimiento de parte de México y el gobierno de izquierda de España.

No será nada fácil para la oposición de Venezuela retomar la calle. Está agotada, reprimida y debilitada por un éxodo de unos 3 millones de personas descontentas en los últimos años. Y muchos de sus líderes, como Leopoldo López, están presos.

Pero si la oposición no retoma el protagonismo político en enero, me temo que el movimiento internacional para aislar a Maduro perderá fuerza. La atención mundial girará hacia otro lado, y Venezuela seguirá en camino a convertirse en una dictadura consolidada. Como Cuba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados