Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

La región cae en innovación

Los titulares más importantes en nuestra parte del mundo se centran en los errores de política exterior del presidente Trump.

Pero, para mí, las noticias más importantes han pasado prácticamente desapercibidas: nuevas estadísticas muestran que Asia se está convirtiendo en el principal centro de innovación del mundo, mientras que Estados Unidos se está quedando atrás y América Latina se está cayendo del mapa.

El informe de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) de la ONU muestra que la participación global de Asia en las solicitudes de patentes para nuevos inventos, en los últimos 10 años se ha disparado del 51% al 67% del total mundial.

Mientras tanto, la participación global de América del Norte en las nuevas solicitudes de patentes ha caído del 26% al 19% durante el mismo período. Y la participación de América Latina se ha reducido del 3,1% a un lamentable 1,7%, según el nuevo informe de la OMPI.

“Está bastante claro que Asia ha tenido el mayor crecimiento en lo que llamaría la economía de la innovación, lo que significa investigación y desarrollo”, me dijo Carsten Fink, economista jefe de la OMPI. Fink agregó que “en Asia, ha habido un compromiso gubernamental de alto nivel con las inversiones en ciencia y tecnología desde la década de 1990, y eso está dando sus frutos hoy”.

De los 3,3 millones de solicitudes de patentes presentadas en todo el mundo en 2018, 1,5 millones se presentaron en China, 597.000 en los Estados Unidos, 313.000 en Japón y 209.000 en Corea del Sur. La participación de EE.UU. en el total mundial cayó un 1,6% el año pasado, me dijo Fink.

Pero los datos más devastadores en el informe de la OMPI son los números de América Latina. Y eso no es solo porque la región, que representa aproximadamente el 6% de la economía global, representa solo el 1,7% de las nuevas solicitudes de patentes anuales del mundo.

Las solicitudes de patentes de América Latina se han reducido hasta el punto de convertirse casi en un asterisco en la escena mundial. El año pasado, solo se presentaron 25.800 solicitudes de patentes en Brasil, 16.400 en México, 3.600 en Argentina, 3.100 en Chile y 2.200 en Colombia, según las cifras de la OMPI.

Peor aún, América Latina es la única región que está produciendo un número menor de solicitudes de patentes hoy que hace 10 años.

Las cifras de la OMPI muestran que el número total de patentes presentadas en la región se redujo de 59.000 en 2008 a 56.000 en 2018. Estas cifras reflejan todas las solicitudes de patentes presentadas en cada país y presentadas por sus respectivas oficinas de patentes a la OMPI.

La razón puede tener que ver con la continua dependencia de la región de las exportaciones de productos básicos, especialmente en América del Sur. Eso ha creado un clima de complacencia y no ha ayudado a alentar las inversiones en investigación y desarrollo de exportaciones no tradicionales. Y, además, la inestabilidad económica crónica de la región, ha ahuyentado las inversiones en investigación y desarrollo.

Cualquiera sea la razón, las nuevas cifras deberían activar las alarmas en todo el continente americano. A menos que los países de la región inviertan más en educación, ciencia y tecnología de calidad, será cada vez más difícil competir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)