Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

La esperanza de Venezuela

Por primera vez en muchos meses, el dictador Nicolás Maduro, se encuentra a la defensiva: la oposición está adueñándose de la iniciativa política en medio de crecientes presiones internacionales por el restablecimiento de la democracia. 

Por primera vez en muchos meses, el dictador Nicolás Maduro, se encuentra a la defensiva: la oposición está adueñándose de la iniciativa política en medio de crecientes presiones internacionales por el restablecimiento de la democracia. Podría ser la última oportunidad de Venezuela de evitar convertirse en una nueva Cuba. Y el presidente Trump, junto con los líderes de Brasil, Colombia y otras democracias latinoamericanas, podría ayudar a precipitar la salida de Maduro si reconoce a Juan Guaidó, el nuevo presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela controlada por la oposición, como presidente provisional de Venezuela.

Eso podría desencadenar una serie de eventos potencialmente devastadores para el régimen de Maduro, como explicaré en un momento.

El nuevo impulso de la oposición comenzó el 10 de enero, cuando Maduro asumió el cargo por un segundo período de seis años, y la mayoría de las democracias latinoamericanas, Estados Unidos y la Unión Europea lo declararon “ilegítimo”.

Estos países argumentaron que dado que las elecciones del 20 de mayo de 2018 en Venezuela fueron una farsa, no podían reconocer como legítimo este segundo mandato de Maduro.

También dijeron, con razón, que la Asamblea Nacional es la única institución democrática que queda en Venezuela. La Asamblea Nacional fue elegida en 2015, y la oposición ganó abrumadoramente. Desde entonces, Maduro la ha despojado de casi todas sus funciones, pero no la ha cerrado formalmente.

Guaidó, de 35 años, invocó días atrás el art. 233 de la Constitución de Venezuela para decir que Maduro es un “usurpador” de la presidencia desde el 10 de enero, e insinuó que se proclamará presidente encargado. Ese artículo dice que cuando la presidencia está vacante, el presidente de la Asamblea Nacional asume el cargo de presidente encargado para realizar una nueva elección.

Mientras que algunos opositores de línea dura le exigen que forme un gobierno paralelo de inmediato, Guaidó -y su mentor político, el líder opositor en prisión domiciliaria Leopoldo López- esperan entre otras cosas una manifestación masiva que la oposición ha convocado para el 23 de enero.

Mientras tanto, Brasil y Canadá ya han sugerido que consideran a Guaidó como el presidente legítimo. El gobierno de Trump aún no ha llegado tan lejos. El vicepresidente Mike Pence dijo que “felicitamos, reconocemos y apoyamos” la decisión de la Asamblea Nacional de declarar a Maduro “usurpador”.

Eso permitiría a las democracias occidentales enviar alimentos y medicamentos a las fronteras de Colombia y Brasil. El pueblo venezolano se enfurecería aún más contra Maduro si dicha ayuda permaneciera estancada por la negativa de Maduro a dejarla entrar al país.

Esta y otras posibles medidas podrían precipitar la salida de Maduro sin una intervención militar internacional, que -para que quede claro- sería una pésima opción. Las medidas de Guaidó presionarían a los militares venezolanos a exigir una solución pacífica y constitucional.

En suma, si Trump y las principales democracias latinoamericanas reconocen formalmente a Guaidó, podrían ayudar a acelerar una salida constitucional en Venezuela. ¡No deberían esperar más!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)