Andrés Oppenheimer
Andrés Oppenheimer

La entrega de Trump

Qué vergüenza para la diplomacia estadounidense! Con una nueva serie de insultos gratuitos y serios errores, el presidente Trump está haciendo que Estados Unidos pierda cada vez más influencia en América Latina, mientras que China está avanzando económica y políticamente en la región.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, que llegó a Chile para reunirse con los cancilleres de 25 países de América Latina y el Caribe, realiza su segundo viaje a América del Sur en 14 meses. La reunión tuvo como objetivo forjar nuevos planes para mejorar las relaciones chino-latinoamericanas y quedó una vez más en claro la estrategia china del "beneficio mutuo y ganancia compartida". Tras las reunión, Wang Li viajó a Montevideo, donde estuvo reunido con el presidente Tabaré Vázquez, su canciller y el ministro de Economía.

Mientras tanto, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, aún no ha puesto un pie en América del Sur. Ni siquiera ha asistido a reuniones de cancilleres del continente en el edificio de la Organización de Estados Americanos (OEA), que se encuentra a pocos minutos de su oficina en Washington DC.

Además, el presidente chino, Xi Jinping, realizó tres visitas a América Latina en los últimos tres años, mientras que el presidente Trump aún no ha visitado la región. Y, salvo una gran sorpresa, Trump podría no ir a la Cumbre de las Américas que se realizará en Perú en abril, lo que lo convertiría en el primer presidente de Estados Unidos en no ir a una de estas cumbres hemisféricas desde que se iniciaron, en 1994.

Lo que es peor, Trump no deja de hacer comentarios xenofóbicos o racistas. Hace poco se refirió a algunos países de América Latina y el Caribe como "países de porquería" —usó una palabra aún peor— y comenzó su campaña el año pasado llamando a la mayoría de los inmigrantes indocumentados mexicanos "criminales" y "violadores".

Se retiró del acuerdo comercial del TPP con países asiáticos y latinoamericanos, repite cada vez que puede que hará construir un muro tan inútil como largo en toda la extensión de la frontera de Estados Unidos con México y ya ordenó la deportación de cientos de miles de refugiados haitianos y salvadoreños.

El 18 de enero, Trump tuiteó que México es "el país más peligroso del mundo", una flagrante mentira y un agravio que contradice las advertencias de viaje de su propio Departamento de Estado. Según la última alerta de viajes del Departamento de Estado del 10 de enero, México es calificado como un país de nivel 2, en la misma categoría que España, Francia, Alemania y el Reino Unido.

¿Es Trump tan irresponsable como para sacrificar las relaciones entre los Estados Unidos y América Latina —y el 25 por ciento del comercio total de Estados Unidos que va a América Latina— solo para complacer a una parte de su base? ¿El presidente de los Estados Unidos tiene alguna idea de que los Estados Unidos exporta tres veces más a América Latina que a China?

Estuve pensando en todo esto hace unos días mientras entrevistaba al canciller de Chile, Heraldo Muñoz, hoy anfitrión de la reunión de cancilleres. Muñoz me dijo diplomáticamente (y elípticamente) que Trump tiene una "agenda diferente" a la de sus predecesores, en el sentido de que no le gustan los acuerdos comerciales multilaterales y favorece los acuerdos bilaterales en que Estados Unidos tiene excedentes comerciales. Hay "un vacío de liderazgo de Estados Unidos en la región y China ha tomado este espacio", dijo Muñoz.

Cuando le pregunté si China está ganando cuotas de mercado a Estados Unidos en América Latina, Muñoz dijo que "cuando hay incrementos importantes de comercio, siempre son a costa de otros". Agregó que "Chile tenía hace 10 años como su principal socio comercial a Estados Unidos. Hoy día es China".

Es cierto que se trata de una tendencia regional que comenzó mucho antes de Trump. El porcentaje de importaciones latinoamericanas provenientes de Estados Unidos cayó del 50 por ciento de las importaciones totales de la región en el año 2000 al 33 por ciento en 2016. Mientras tanto, las importaciones latinoamericanas de China aumentaron del 3 al 18 por ciento en el mismo período, según informes del Banco Interamericano de Desarrollo.

Sin embargo, la arrogancia, el desdén y los ataques verbales de Trump hacia los países latinoamericanos es uno de sus blancos preferidos y están empeorando las cosas. El primer año de Trump en su cargo ha sido un retroceso enorme —y gratuito— en las relaciones de Estados Unidos con América Latina. Pero no hay señales a la vista de que vaya a cambiar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º