Andrés Ojeda
Andrés Ojeda

El abuso de funciones

En los últimos tiempos hemos tenido momentos de cierto empuje y mucho se ha hablado del delito de abuso de funciones, ya sea por procesamientos o formalizaciones (según cuando hayan ocurrido) de fuerte conmoción pública.

No tiene demasiada utilidad práctica entrar en ejemplos concretos, pero a mayor jerarquía del funcionario involucrado, mayor resonancia pública del asunto.

Como es sabido, se trata de una figura jurídico penal harto polémica desde siempre, señalada por inconstitucional por la totalidad de la doctrina, sin perjuicio de que la Suprema Corte de Justicia siga sosteniendo su constitucionalidad -a mi juicio- sin razón.

Últimamente, hemos visto algunos casos en los que el Fiscal actuante pretende imputar este delito a los funcionarios policiales por el accionar en un procedimiento. Esto es equivocado y sumamente peligroso.

Lo importante es tener claridad en los roles: los Fiscales tienen la tarea de investigar y perseguir delitos, quien tiene la responsabilidad de juzgar la calidad de un procedimiento policial es el Ministerio del Interior.

Esto, en general, la polémica se genera con el arma de reglamento y su utilización. Se me vienen a la mente dos ejemplos concretos que grafican esto con claridad.

En uno de los casos, dos efectivos persiguieron a dos sujetos que pretendieron robar unas ovejas de un campo en horas de la madrugada y al momento en que sintieron disparos, ellos dispararon al aire en términos disuasorios. Al otro día se encontró fallecido a uno de los ladrones, pero se constató que no revestía agujeros de bala y había fallecido por un paro cardíaco. Sin perjuicio de esto, la Fiscal del caso indagó a los policías con relación al uso del arma de fuego en el marco de un posible abuso de funciones, sobre el que -felizmente- no solicitó imputación alguna.

En otro caso, algunos policías iban en moto en persecución de un vehículo que iba a altísima velocidad circulando a contra mano en una zona densamente poblada con gente caminando por la calle, estos resolvieron disparar a los neumáticos del automotor para evitar que este último embistiese a peatones, uno de los disparos impactó en uno de los ocupantes del vehículo. Hoy el Fiscal actuante solicita la formalización de la investigación por lesiones para uno de los efectivos, pero también solicita la imputación por abuso de funciones para todos los funcionarios actuantes en el procedimiento.

Si bien no es el caso de los ejemplos, la mala utilización del arma de reglamento por parte de un funcionario policial puede reportar delito -a modo de ejemplo- si hay un lesionado, un fallecido, alguien obligado con el arma a hacer algo por fuera de las prerrogativas policiales, entre otros. Es así que la errónea utilización del arma de reglamento podrá significar -a mi juicio- la comisión de algún delito (hasta de función pública), pero no de abuso de funciones, la opinión personal del Fiscal actuante sobre cómo se utilizó el arma de reglamento es irrelevante si no cometió delito y es el Ministerio de Interior el verdadero responsable de juzgar el accionar de sus efectivos y puede aplicar sanciones que llegan hasta la destitución.

No puede ser la imputación de un delito de abuso de funciones la vía para que indirectamente se exprese la desaprobación a la manera de proceder por parte del Ministerio Público.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados