Álvaro Ahunchain
Álvaro Ahunchain

Comunicar esperanza

Pasé años, como comunicador y docente, tratando de argumentar a favor de la publicidad, pese a la mala prensa que tiene entre los intelectuales progres. 

Muchos de ellos la perciben como la encarnación de todos los males, echando mano al perimido argumento de que es una actividad que obliga a la gente a comprar cosas que no necesita.

Pero en un mundo sin medios hegemónicos, donde internet y las redes sociales horizontalizan la comunicación como nunca en la historia, inventar villanos manipuladores de las decisiones de consumo es de una ingenuidad rayana en el infantilismo.

Estas reflexiones vienen a cuento de algo muy lindo que me está pasando en esta época de cuarentena, como espectador de tandas publicitarias.

Siento que mi gremio profesional está dando la talla. Los publicitarios compatriotas formulan mensajes de una bienvenida sinergia con lo que estamos viviendo, una realidad que conjuga la incertidumbre sanitaria y económica con la depresión por el aislamiento y, más grave aún, con la incapacidad de predecir lo que ocurrirá en el futuro.

A diferencia de algunos programadores de canales de televisión, que siguen dale que va con películas de catástrofes y violencia, los creativos uruguayos están entendiendo perfectamente lo que le pasa al público y emiten mensajes esperanzadores.

Es importante destacar el cauce estratégico que muestran los bancos y las financieras del país, atenuando requisitos y prorrogando plazos. Habrá quienes digan que no les queda otro remedio, pero también podrían callar y medrar con la situación, empujando a los más vulnerables hacia el callejón sin salida de la usura. Eligen el camino contrario y su publicidad acompaña ese afán con un tono tranquilizador.

Lo mismo puede decirse de las empresas expendedoras de alimentos y de delivery que están viviendo su período de mayor demanda. Hoy podrían limitarse a vender sus servicios con la mayor agresividad comercial posible. Sin embargo, el camino comunicacional que eligen es el de rendir homenaje a sus trabajadores, que siguen al firme renunciando al aislamiento para aprovisionar al prójimo. Lo mismo puede decirse de los laboratorios que explicitan su reconocimiento al heroico personal de la salud.

Corresponde destacar en ese contexto la tan sencilla como efectiva campaña que han desarrollado para Presidencia, la Asociación Uruguaya de Agencias de Publicidad y el Círculo Uruguayo de la Publicidad. Los mensajes claros y contundentes que dan reconocidos deportistas y comunicadores en prevención de la violencia doméstica y de la propagación de noticias falsas son una herramienta fundamental como contrapeso a esos dos grandes riesgos que conlleva la emergencia sanitaria.

Y permítaseme asignarle mi personal "palma de oro" al spot de una conocida marca de cerveza creado por la agencia Publicis Impetu, que con extraordinaria originalidad enlaza un discurso del maestro Tabárez con la situación que estamos viviendo, generando un impacto emocional tan fuerte como pertinente.

Ese es el tipo de mensajes, empáticos y generosos, que los uruguayos necesitamos recibir hoy más que nunca. Ojalá siguieran el ejemplo algunos políticos opositores que siguen apostando por la división y el perfilismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados